Sissy Spacek

Rubia, casi transparente, aparentemente frágil y, sin embargo, estrella desde los setenta. Nació en el Estado de Texas en 1949. Durante muchos años su verdadera vocación fue la música. Deseaba ser cantante y no dudó en actuar en pequeños cafés de Greenwich Village o cantar para anuncios de televisión. Pero el gusanillo de la interpretación le picó y ya el resto fue inevitable. Se matriculó en la Escuela de Teatro de Lee Strasberg.

Más sobre: