Drew Barrymore y Tom Green se separan pocos meses después de su boda

El marido de la actriz, Tom Greene, ha solicitado el divorcio ante la Corte Superior de Los Ángeles citando ‘diferencias irreconciliables’

Pocos meses después de su matrimonio, Drew Barrymore y Tom Green han dado por finalizada su unión. Ayer, el marido de la actriz interpuso la demanda de divorcio ante un Tribunal de los Ángeles citando ‘diferencias irreconciliables’, según ha informado su portavoz. Al parecer, la pareja se separó oficialmente el pasado día 11 de diciembre, aunque la información aún no ha sido confirmada por la publicista de la protagonista de Los Ángeles de Charlie.

En un comunicado del que se han hecho eco numerosos medios, el actor canadiense, de 30 años, afirma que: "Drew es una mujer maravillosa. La quiero mucho. Deseaba que nuestro matrimonio hubiese funcionado. Le deseo mucha felicidad".

Desde que comenzaron a salir, aproximadamente en marzo del año 2000, Tom Green y Drew Barrymore han mantenido su relación alejada de los objetivos de los medios de comunicación, tanto es así que se especuló varias veces sobre la posibilidad de que hubiesen contraído matrimonio. En más de una ocasión la guapa protagonista de Por siempre jamás y su marido jugaron al despiste con la prensa, mediante numerosas declaraciones ambiguas respecto a su boda.

En abril de este mismo año, Green confirmaba su enlace durante una entrevista concedida a un programa de televisión. Afirmó entonces que ellos querían algo ‘real y especial para los dos’ y que no hubieran podido conseguirlo si hubieran hecho pública la fecha y el lugar del enlace. La pareja repitió la ceremonia en Malibú en julio, esta vez rodeada de sus familiares y amigos más próximos.

Este ha sido el primer matrimonio para Tom Green, que se hizo popular a raíz del programa de televisión The Tom Green Show -aunque sus incursiones en la gran pantalla no han tenido tanto éxito, así por ejemplo Freddy got fingered- y el segundo para la niña rebelde de Hollywood, quien en 1994 se casó con Jeremy Thomas. Su fugaz unión duró 19 días.

La protagonista de Nunca me han besado se convirtió en una estrella siendo una niña gracias a su papel de Gertie en la película E.T. el extraterrestre. Deslumbrada por la fama, la actriz ocupó las portadas de los medios de comunicación al hacerse públicos sus problemas con las drogas y el alcohol cuando aún era muy joven. En la década de los noventa regresó a la gran pantalla y desde entonces ha protagonizado películas como Por siempre jamás o Los Ángeles de Charlie, que además produjo. Con varias películas aún por estrenar, la actriz participará en Confessions of a dangerous mind, la primera incursión tras las cámaras de George Clooney.

Más sobre: