Halle Berry será la ‘mala de la película’ en la nueva entrega de James Bond

El rodaje del filme comenzará en enero en Londres, después del acuerdo alcanzado entre sus productores y la unión de actores británicos para evitar que la inminente huelga del sector afectase a su puesta en marcha

La nueva entrega de las aventuras de James Bond sigue adelante, después de que los responsables del filme consiguieran alcanzar un acuerdo con la unión de actores británicos para que la inminente huelga que amenaza el sector -su inicio está previsto para el próximo 1 de diciembre- no afecte a la realización de la película.

Después de que Hollywood sufriese durante meses la amenaza de una parada de la industria, lo que produjo serios contratiempos, el problema se trasladó al Reino Unido, donde el rodaje de varias películas ha estado en la cuerda floja por la huelga de actores británicos durante semanas, entre ellas las dos más esperadas del año que viene, la mencionada nueva entrega del agente 007 y el segundo filme de Harry Potter. Los responsables de este último, que fueron los primeros en comenzar las conversaciones con la unión de actores Equity, consiguieron que las negociaciones dieran su fruto y, mientras Harry Potter y la piedra filosofal triunfa en el mundo, hace algo más de una semana comenzó el rodaje de la secuela.

Ahora, le ha tocado el turno a James Bond, que pronto volverá a deleitar a sus seguidores en su lucha contra los villanos. En Beyon de Ice -es el título provisional del filme-, el famoso agente se enfrentará a los encantos de Halle Berry. La actriz, considerada una de las más bellas de Hollywood, ha confirmado recientemente su participación en la nueva secuela como 'la mala’, papel con el que se siente muy feliz. Recientemente la vimos como Tormenta en la adaptación cinematográfica de La patrulla X y en Swordfish, filme en el que compartía cartel con John Travolta y con uno de los nuevos galanes de la pantalla, Hugh Jackman y en el que dejaba ver parte de su anatomía. Halle Berry ha desmentido haber recibido más de ochenta millones de pesetas extras por haber enseñado su pecho.

Más sobre: