Kate Winslet habla por primera vez de su ruptura matrimonial con Jim Threapleton

‘El matrimonio es la unión de dos mentes y dos almas y uno espera que vaya a ser así siempre. Pero a veces no sucede’

Casi tres meses después de su ruptura matrimonial con Jim Threapleton, Kate Winslet ha vuelto a encontrar la felicidad al lado del realizador Sam Mendes, que consiguió un Oscar como Mejor Director en el año 2000 por la película American Beauty. El romance entre la estrella de Titanic, de 26 años y el conocido cineasta, diez años mayor, quien el pasado marzo rompió su noviazgo con la actriz británica Rachel Weisz -también se le relacionó con Calista Flockhart-, ha sido romance de Kate Winslet y Sam Mendes recientemente confirmado por fuentes cercanas a la pareja e incluso por el mismísimo director que, al parecer, ha afirmado: "No tengo nada que esconder y quiero comunicar que nosotros mantenemos una relación y somos felices. Estoy encantado de poder expresar mi felicidad junto a Kate".

Pasados los peores tiempos desde su separación y mientras aún están por determinar las condiciones del divorcio, la estrella de Enigma -su estreno en Londres de Enigma fue pocos días después de hacerse pública la noticia, por lo que ella prefirió no acudir-, que rueda en Texas The Life of David Gale a las órdenes de Alan Parker y junto a su amigo Kevin Spacey, su primera película en Estados Unidos desde que encarnó a la dulce Rose en Titanic, ha hablado por primera vez de su ruptura matrimonial.

'El matrimonio es la unión de dos mentes y dos almas'
En una entrevista publicada en el diario The Mirror la actriz británica ha declarado que: "El matrimonio es la unión de dos mentes y dos almas y uno espera que vaya a ser así siempre. Pero a veces no sucede". Según Kate Winslet, las parejas caen en la tentación de intentar cambiar el uno al otro y eso es algo destructivo para los dos. La joven británica y su marido, el ayudante de dirección Jim Threapleton se conocieron en 1997 durante el rodaje en Marruecos de Hideous Kinky y se casaron en 1998. En octubre de 2000 nació su hija Mia, que ha sido un gran apoyo para la actriz en los duros momentos de la separación -la noticia de ruptura se dio a conocer a principos de septiembre-: "Todos tenemos nuestros malos momentos, pero no me revuelco en ellos. Creo que una persona tiene que tocar fondo para volver a subir otra vez".

Nuevamente feliz
La actriz, nuevamente radiante y positiva agradece su manera de ser a sus padres, junto a los que creció en un hogar feliz cerca de Reading en Berkshire -curiosamente comparte con Sam Mendes no sólo el amor por el cine, también el lugar de nacimiento-: "Recibí una gran educación, me enseñaron a encontrar las cosas buenas, fuesen cuales fuesen las circunstancias". "Lo importante en la vida es rodearse de buenos amigos y de la gente en la que uno confía. Siempre he tenido a mi lado a mi familia y a mis amigos, en particular este año. Esto me hace más fuerte y mejor madre".

Mia, su hija, su mejor apoyo
Kate ha viajado a Texas junto a su hija Mia, de 13 meses, su apoyo en las ‘horas más oscuras’: "Es interesante ver lo mucho que me ha dado Mia. Me siento muy fuerte e independiente, aunque esté pendiente de ella en todo momento".

Más sobre: