Se estrena la última película en la que trabajo Francisco Rabal

Hace unos meses Francisco Rabal nos dijo adiós para siempre. Hoy, Madrid acoge en sus carteleras la última película que protagonizó este genial actor, Dagón, la secta del mar. Han sido multitud las muestras de cariño dirigidas a este popular artista, entre ellas, recibió el Premio Donostia a título póstumo.

Todo el reparto, a excepción del fallecido Francisco Rabal, se ha trasladó hasta la capital para estrenar esta película dirigida por Stuart Gordon. Durante la presentación, el director, que en la actualidad prepara la tercera entrega de Re-Animator, manifestó que de los relatos de Lovecraft, Dagón es uno de sus preferidos: "He soñado durante años con poder llevar esta película al cine tanto por los temas como por las ideas del autor sobre los mitos". Stuart Gordon durante su discurso señaló la ausencia de Paco Rabal, que interpreta el papel de Ezequiel, un pescador borracho: "Fue la primera elección para el papel de Ezequiel. Después de enviarle el guión, nos hicimos amigos al instante y descubrí que él también era un aficionado a Lovecraft. Estoy triste porque no puedo estar aquí hoy para ver la película acabada", lamento el director.

La cinta, en la que Julio Fernández y Brian Yuzna ejercen de productores, es la última en la que participó Paco Rabal y cuenta con la participación de Raquel Meroño, Ezra Godden, Macarena Gómez, Birgit Bofarull y Ferran Lahoz. La película cuenta la historia de unos turistas que encallan su yate en un arrecife de la costa gallega. Cuando intentan pedir ayuda descubren una aldea que parece abandonada pero que está habitada por unas criaturas mezcla de hombre y anfibio. Todos veneran a Dagón, un monstruo marino que les exige sacrificios humanos para alcazar la inmortalidad.

Raquel Meroño, conocida por su papel en la serie Al salir de clase y su interpretación en Airbag, se ha mostrado muy agradecida y emocionada: "Esta película es un sueño convertido en realidad, en el que el calor humano de todo el equipo superó las dificultades de un rodaje que fue muy duro pero que valió la pena". La historia se desarrolla íntegramente bajo la lluvia o en el mar, por lo que todo el equipo tuvo que sufrir las inclemencias del tiempo o la lluvia artificial.

Más sobre: