En busca del hombre perfecto

by hola.com "Cuando Julia sonríe, sale el sol", dijo de ella Susan Sarandon. Y es cierto, la sonrisa de la actriz es su mayor arma de seducción, ante las cámaras y en la vida real. Es dueña de un físico que provoca suspiros, presume de unos preciosos rizos que nunca ha dudado en cambiar por otros looks, y luce un personal estilo elegante o informal de Julia Roberts según lo requiera la ocasión. La protagonista de Erin Brockovich se ha asegurado su puesto entre las personas más guapas del orbe, - por sexto año consecutivo y batiendo record de permanencia, fue incluida hace unos meses en la lista de las 50 personas más guapas del mundo elaborada por la revista People.

En busca del hombre perfecto
Si por un lado Julia Roberts se ha mantenido airosa en la delgada línea que separa el éxito del fracaso en el mundo de la interpretación, por el otro, la actriz no ha conseguido la estabilidad sentimental.

Desde que la popular Pretty Woman triunfara en el cine hace 11 años junto a Richard Gere, ha mantenido una agitada vida amorosa: Liam Neeson, al que conoció durante el rodaje de Satisfaction y Dylan McDermott, su compañero en Magnolias de acero fueron sus primeros amores conocidos. Luego llegaría Kiefer Sutherland, con el que compartió cartel en Línea mortal; la pareja estuvo a punto de casarse pero Julia rompió el compromiso pocos días antes de la boda y se marchó con Jason Patrick, uno de los mejores amigos de Sutherland.

El cantante de country, Lyle Lovett consiguió casarse con la actriz en 1993 pero la pareja se separó antes de celebrar su segundo aniversario. Sucesivas relaciones poco duraderas, como las que mantuvo con Matthew Perry o Pat Manocchia, dieron paso a un estable noviazgo con Benjamin Bratt -también se llegó a hablar de boda-. Se conocieron en 1997 y hasta la noticia de su ruptura de Julia Roberts y Benjamin Bratt, el pasado mes de junio, la actriz parecía haber encontrado a su príncipe. Su último amor, el cámara Danny Moder, al que cada día está más unida a Danny Moder, parece haberle devuelto su mágica sonrisa.

Más sobre: