Primera imagen de Sharon Stone tras haber salido del hospital

Hace tres semanas, la salud de Sharon Stone, de 43 años, provocó la alarma entre sus seguidores al ser ingresada en un hospital de San Francisco aquejada de fuertes dolores de cabeza. El equipo médico que atendió a la actriz determinó que había sufrido un leve derrame de Sharon Stone ocasionado por un coágulo que obstruía un arteria vertebral y que fue disuelto a través de un catéter. Desde el primer momento tanto los especialistas, como la publicista de la estrella de Instinto básico, Cindy Berger, mandaron mensajes tranquilizadores sobre su estado y una semana después Sharon Stone recibió el alta médica para continuar su recuperación en su casa, al lado de su marido Phil Bronstein y del hijo adoptado de ambos, Roan.

Según el comunicado hecho público por Cindy Berger, el doctor el doctor Michael Lawton, jefe de cirugía cerebrovascular en la Universidad de California declaró: "Los tejidos neurológicos de Sharon Stone están completamente intactos y no recibirá ningún tipo de restricción médica en sus actividades personales o profesionales".

Aún así, la protagonista de Casino necesita descanso y someterse a revisiones médicas periódicas. La actriz, más delgada de lo habitual, fue fotografiada ceca del San Francisco Pacific Professional Building, adonde acudió para someterse a un chequeo: "Tenía aspecto de cansada. Estuvo dentro unos diez minutos y cuando salió estaba completamente agotada", ha declarado un testigo.

Sharon Stone, que acudió a la consulta acompañada de su marido vestía de manera informal, con unos pantalones vaqueros y un abrigo de piel. Su presencia en el hospital no se prolongó demasiado por lo que todo hace pensar que evoluciona favorablemente.

Más sobre: