Charlize Theron, modelo de excepción en la pasarela de Milán

La actriz abandonó los desfiles para dedicarse de lleno a la interpretación y en poco tiempo se ha convertido en la preferida de algunos directores como Woody Allen

A punto de estrenar su nueva película La maldición del escorpión de jade, en la que se ha puesto de nuevo a las órdenes de Woody Allen -trabajó con el director neoyorquino en Celebrity, Charlize Theron ha vuelto a subirse a las pasarelas. La protagonista de Noviembre dulce, de origen surafricano, comenzó su carrera en el mundo de la moda, pero abandonó el glamour de los desfiles por el de la gran pantalla y en poco tiempo se ha convertido en la favorita de muchos realizadores.

Una actriz con estilo propio
Dueña de un físico espectacular -1,78 cm de altura, profundos ojos azules y pelo rubio, la actriz sigue manteniendo de su época como maniquí el gusto por la moda: trajes espectaculares, complementos como los zapatos de alto tacón de aguja, faldas que le permiten enseñar sus interminables piernas, etc..., le han convertido en protagonista de un estilo de Charlize Theron propio que llama la atención allí adonde va.

En Milán comenzó su carrera de modelo
Para estar al día sobre las últimas tendencias, nada mejor que acudir a la Semana de la Moda de Milán, ciudad en la que precisamente dio sus primeros pasos tras haber ganado un concurso de belleza en su país. La actriz ejerció de espectadora de excepción de varios desfiles y volvió a subirse a la tarima de las pasarelas en el desfile de la firma Blunauta, que presentaba la moda de mujer Primavera-Verano 2002, con un traje marrón tornasolado de pantalón y chaqueta de corte oriental.

Una actriz solidaria
Charlize Theron - que hace unos meses posó para ¡HOLA! en las Charlize Theron en las islas Mauricio- ha vuelto a Italia tan sólo tres semanas después de pasear su espectacular anatomía por Charlize Theron en la Mostra de Venecia, donde ejerció de perfecta embajadora de La maldición del escorpión de jade que se presentó en el famoso certamen, a la vez que demostró que es una estrella solidaria. En la ciudad de los canales asistió a una gala benéfica, presidida por Elizabeth Taylor, en la que se recaudaban fondos para la lucha contra el sida. Pocos días después veíamos a la protagonista de La leyenda de Bagger Vance en la gala de los premios humanitarios de la fundación PETA, en la que Charlize Theron fue premiada por su gran contribución a la defensa de los animales.

Más sobre: