Brad Pitt, Tom Cruise y Benicio del Toro, improvisados telefonistas en la gran gala benéfica de la televisión americana

La televisión se inundó de improvisados telefonistas encargados de atender las llamadas de miles de telespectadores que querían donar dinero. Detrás del auricular de cada uno de los terminales, un rostro conocido prestando su apoyo a la causa. Tom Cruise, Penélope Cruz, Meg Ryan, Jack Nicholson, Sally Field, Adam Sandler, Whoopi Goldberg, Reba Mcintyre, Goldie Hawn, Cindy Crowford, Kurt Russell, Sylvester Stallone, Michael Keaton, Brad Pitt, Benicio del Toro, Halle Berry, fueron algunas de las estrellas convertidas en telefonistas por un día. Detrás de las cámaras los artistas esperaban su turno para entrar en el plató, bien para hablar, cantar o sentarse tras un teléfono, en un ambiente de cordialidad y unión.

Sentimientos y patriotismo a flor de piel
No hubo ensayos pero la improvisación da lugar a veces a los momentos más sinceros, en los que las palabras, a flor de piel, salen del corazón. Tom Hanks recordó en especial a las víctimas del cuarto avión que evitaron un nuevo ataque suicida de los terroristas. Muhammad Alí defendió su condición con un discurso muy emotivo: Soy musulmán. Lo he sido desde hace 20 años y quiero que el mundo sepa la verdad sobre el Islam. No estaría aquí si fuera como los terroristas lo hacen aparecer. El Islam significa paz". Julia Roberts salió al escenario para hablar de aquellos que perdieron su vida para salvar otras y anunció la donación de 2 millones de dólares (casi 4 mil millones de pesetas).

Y Clint Eastwood añadió: "Ellos nos dejaron heridos pero con fuerzas renovadas. No pararemos y no nos rendiremos" y añadió "Los terroristas, que querían 300 millones de víctimas, obtendrán en su lugar 300 millones de héroes, 300 millones de americanos con el corazón roto que se harán fuertes por nuestro país y nuestro futuro".

George Clooney, Jim Carrey, Cámeron Diaz, Lucy Liu y Robin Williams también salieron al escenario a ofrecer su particular homenaje. Tom Cruise recordó la figura del reverendo Michael Judge, capellán del cuerpo de bomberos, que Michael Judge perdió la vida mientras asistía a uno de sus compañeros; Robert De Niro resaltó la figura del presidente Franklin Delano Roosevelt y del concepto de libertad: "Esperamos que el mundo se asiente sobre cuatro libertades esenciales. La primera es la libertad de habla y expresión. La segunda es la libertad de cada persona de adorar a Dios según su creencia. La tercera es la libertad de querer y la cuarta es la libertad del temor, en cualquier parte del mundo".

La recaudación podría superar todos los records
El resultado benéfico del gran maratón televisivo que se celebró ayer en Estados Unidos con la asistencia de numerosas estrellas del espectáculo no se conoce aún. Los fondos recaudados irán a las asociación United Way y a la fundación September 11 y se estima que podrían superar los 80 millones de dólares (más de 15 mil millones de pesetas) recaudados en 1995 en "Live Aid", el concierto benéfico más importante organizado hasta el momento.

Todo ello gracias al esfuerzo de cientos de personas que, en pocos días, fueron capaces de organizar un evento sin precedentes en la televisión. Las cuatro cadenas estadounidenses más importantes, ABC, NBC, CBS y Fox unidas con el único objetivo de recaudar fondos; a ellas se unieron otras 31 de cable y más de 6 mil emisoras de radio, y más de 150 cadenas de todo el mundo que retransmitieron la gala.

Más sobre: