Antonio Banderas

Olé. Él sigue allá y aquí. Delante y detrás de la cámara. Con grandes superproducciones y apostando por cintas independientes. Haciendo lo que quiere sin renunciar a ese deje de buena gente que le persigue. Lo de Antonio Banderas es una carrera hacia el éxito sin renuncia alguna a los orígenes. Permanece en la retina de los más fervientes seguidores del manchego Almodóvar, un Banderas que crecía película a película... Y después, el sueño americano. Desperado (bandido por desesperación), músico de banda, y alocado artista con desdoblamiento de personalidad. Entre tanto, Melanie Griffith y el amor. Se conocieron en el rodaje de Too much. Y él, como hiciera en su día el genio Orson Welles con la bella Rita Hayworth, le cambió el color del pelo y la puso de protagonista de la más que aceptable Locos en Alabama.

Ha vuelto a la pantalla grande. Nada menos que con otra de las actrices más valoradas del momento: Angelina Jolie. Original sin es un filme que mezcla el erotismo con lo exótico de La Habana (a finales del XIX). Hay amor y grandes venganzas.

Más sobre: