Dennis Quaid: “Meg y yo hablamos casi todos los días y ella me conoce como nadie”

El actor ha roto su silencio y ha hablado, por primera vez, de la ruptura de su matrimonio con Meg Ryan

Dennis Quaid, de 47 años, ha roto su silencio después de un año y ha hablado de su relación con Meg Ryan describiendo su estado de ánimo tras la ruptura de su matrimonio como "estar muerto". La pareja se separó a raíz del romance que la protagonista de Cuando Harry encontró a Sally inició con Russell Crowe, aunque la actriz ha insistido siempre en aclarar que su matrimonio estaba roto antes de comenzar su noviazgo con la estrella de Gladiator.

"Cuando uno se separa se rompe tu identidad
Durante todos estos meses Dennis Quaid ha querido mantenerse alejado de los comentarios y especulaciones surgidos y ahora, trece meses después, ha hablado en la revista americana W: "Cuando uno se separa, se rompe tu identidad. Por eso es como estar muerto". El protagonista de Frequency ha tenido que superar malos momentos: "Después de perder un hijo, la ruptura repentina de un matrimonio es lo más duro que te puede pasar. Puedes no hablar del tema y fingir que nunca ha pasado nada. Quizá eso hubiese sido lo mejor si no tuviésemos un hijo en común".

Mantienen una buena amistad
A pesar de toda la polémica que ha rodeado su ruptura, Dennis Quaid mantiene una buena relación con su ex mujer: "Meg y yo hablamos casi todos los días. Nuestra relación es muy buena. Hemos estado juntos trece años. Tenemos un hijo. Y ella me conoce como nadie". La heridas comienzan a cicatrizar y el actor afirma que "estoy buscando una nueva identidad y pienso que Meg está haciendo lo mismo".

Por su parte, Meg Ryan, que en estos momentos centra su atención en su trabajo y en el cuidado de su hijo, siempre ha mantenido una gran discreción respecto a su ex marido afirmando que jamás diría una palabra sobre los verdaderos motivos de su separación ni "sobre Dennis".

Se casaron el día de San Valentín
La pareja se conoció durante el rodaje de Inner Space en 1987 y en 1991 protagonizaron una romántica boda el día de San Valentín.
El pasado verano marcó el fin de uno de los matrimonios considerado, hasta ese momento, como uno de los más estables de Hollywood. Después de trece años juntos, nueve de matrimonio y un hijo en común, Jack Henry, que actualmente tiene nueve años, Meg Ryan y Dennis Quaid anunciaban su separación. A la sorpresa que causó la noticia se añadió el nombre, el de Russell Crowe como posible motivo de la ruptura.

El protagonista de Gladiator y la reina de las comedias románticas se conocieron durante el rodaje de la película Prueba de vida, iniciando un romance que durante meses llenó las páginas de los periódicos. Aunque se llegó a hablar de una posible boda entre ellos, lo cierto es que la relación no superó la Navidad. Si en algo se empeñó Meg Ryan desde el inicio de su noviazgo con Russell Crowe fue en afirmar que su matrimonio estaba acabado antes de conocer al actor neocelandés.

Más sobre: