Más de 4 mil seguidores aclaman a Angelina Jolie en el estreno de 'Tomb Raider' en Londres

Vestida de negro, como es habitual en ella, con un traje de pantalón y chaqueta de la firma Dolce&Gabbana, Angelina Jolie volvió a provocar el delirio de más de 4 mil personas que se agolparon, el martes por la noche, en los alrededores de la plaza Leicester de Londres para ver, durante unos instantes a la actriz, convertida ya en una de las estrellas más solicitadas de Hollywood.

La ocasión no podía ser más propicia, la presentación de la película que ha supuesto su el espaldarazo definitivo de Angelina Jolie en el mundo del celuloide, Tomb Raider en la capital del Támesis, ciudad en la que se rodaron varias secuencias del filme.

Fiel a sus fans, cada vez más numerosos, la actriz llegó al Empire Cinema acompañada por su inseparable marido, Billy Bob Thornton, -hace pocos días le veíamos en el rodaje de la nueva película de su esposa- con el tiempo suficiente para pararse a conversar animadamente con algunos de ellos. Respecto al estreno en Gran Bretaña, Angelina Jolie dijo: "Espero que se haya autorizado para todos los públicos. Probablemente ayudará a muchas personas a ser sanas y fuertes". La película se debate entre el éxito de público y las críticas, algunas de ellas no demasiado afortunadas, pero la joven actriz de 26 años se siente por encima de todo esto: "Amo mi trabajo", afirmó antes de entrar en la sala.

Por su parte, su padre, Jon Voigh, con el que Angelina Jolie ha compartido cartel por primera vez -curiosamente interpretaba el papel de padre de Lara Croft- se siente muy satisfecho del trabajo realizado por su hija: "Le ha dado la posibilidad de poder presumir de todo aquello que aprendió cuando crecía, era muy buena en atletismo".

Entre los asistentes a la premiere de la heroína virtual más famosa de los videojuegos, se pudieron ver rostros conocidos como el de la estrella de la serie Expediente X, Gillian Anderson, la ex Spice Girl, Mel C y la cantante Natalie Appleton -su hermana Nicole y Liam Gallagher acaban de ser padres de un niño- que acudió con su hija Rachel, de nueve años, que se encargó de dar vida a la Lara Croft aún niña. La pequeña nota discordante fue la creada por la modelo Nell McAndrew, quien originariamente fue la imagen en carne y hueso de la heroína en las campañas de promoción del juego hace tres años. Aunque los productores del filme preferían que no estuviera presente en el estreno por distintos motivos, ella apareció con un vestido dorado que dejaba ver gran parte de su anatomía: "No me quieren aquí", dijo "pero es un país libre y yo tengo invitación".

Más sobre: