Nicole Kidman quiere marcharse a vivir a Australia con sus dos hijos

La actriz tiene previsto viajar el próximo mes, al finalizar el rodaje de su última película

Dicen que la distancia es el olvido, y eso parece creer Nicole Kidman. La actriz quiere poner tierra y kilómetros de por medio, alejándose así del que fuera su marido durante diez años, Tom Cruise; y qué mejor manera que marcharse a vivir a su país de origen, Australia.

De este modo, podría conseguir algunas cosas: terminar con los rumores sobre su vida sentimental desatados en los últimos meses, dejar atrás definitivamente su matrimonio y comenzar una nueva vida y, sobre todo, proteger de los objetivos a sus hijos, Isabella, de ocho años, y Connor, de seis.

Hace varias semanas la actriz aterrizó en Cannes-la primera vez que acudía sin Tom Cruise- para presentar su último trabajo, Mouline Rouge, que inauguraba el Festival; no sólo supo dar lo mejor de sí misma, sino que sorprendió a los presentes con un espectacular vestido negro de Yves Saint-Laurent y una sonrisa que no se borró de su rostro en ningún momento; pero las luces se apagan y Nicole deja a un lado su halo de estrella y vuelve a ser madre.

Los niños son el centro de su vida y según ha declarado la pelirroja estrella de Hollywood a una revista australiana "estoy dispuesta a dejarlo todo para estar con mis hijos y disfrutar de su infancia". Por esto piensa en tomarse un año sabático. Pero antes de viajar a Sydney, donde viven sus padres y donde ya se refugió durante un tiempo al hacerse pública la noticia de su separación, la actriz terminará el rodaje de The hours, película en la que interpreta a Virginia Wolf y en la que comparte cartel con Julian Moore, Meryl Streep y Ed Harris.

"Sydney es mi casa" y añadió "quiero tener dos hijos que crezcan y digan: Soy feliz, estoy sano y te quiero mamá". La vida de todo actor es muy ajetreada y si a esto se añade que Nicole Kidmanestaba casada con uno de los astros más cotizados del celuloide, el resultado fue que los dos hijos del matrimonio han pasado muchas horas en compañía de su nanny en la mansión-fortaleza de más de 10 millones de dólares (unos dos mil millones de pesetas) que el actor compró en la costa californiana.

Esta obsesión de la actriz por mantener a Isabella y Connor al margen de lo que ha sucedido en los últimos meses, quedó patente en una entrevista de Nicole Kidman publicada en ¡HOLA! a principios de mayo: "Más que nunca, Tom y yo estamos dedicados a mantenerlos fuera del candelero. Cuando tengan dieciocho años, si quieren que les saquen fotos, o ir a un estreno, será cosa suya. Pero mientras tanto, no formarán parte de Hollywood. Ambos queremos que nuestros hijos experimenten la vida y se creen una identidad propia, basada en lo que ellos son, no en lo que son sus padres".

Más sobre: