Renée Zellweger

Tras alzarse con el Globo de oro como mejor actriz de comedia por Persiguiendo a Betty, muchos daban por sentado que Renée Zellweger conseguiría una nominación para los Oscar. No fue así, pero nadie duda a estas alturas de su talento interpretativo que no ha vacilado en edulcorar con algunos kilos de más -10 son los que tuvo que engordar- y un aprendido acento inglés para la película El diario de Bridget Jones.

Imponiéndose con su buen trabajo a las reticencias de aquellos que no veían a una americana convertida en un personaje símbolo de la mujer británica contemporánea, Renée ha demostrado que, actualmente, es una de las actrices más versátiles de la gran pantalla.

Hija de una inmigrante noruega y un suizo criado en Australia, Renée Zellweger comenzó su carrera rodando telefilmes y participando en películas de bajo presupuesto. El año de su lanzamiento definitivo fue 1996 y la película Jerry Maguire en la que compartía cartel con Tom Cruise.

Más sobre: