Jane Fonda y Ted Turner obtienen el divorcio tras diez años de matrimonio

Fonda: 'Siento tristeza pero es hora de cambiar y le deseo lo mejor'

La Corte Superior del condado de County, en el estado de Georgia, resolvió ayer el divorcio de la actriz Jane Fonda y el magnate de los medios de comunicación Ted Turner. El documento, que pone fin a diez años de matrimonio, responde a la solicitud de divorcio presentada por la artista el pasado 16 de abril.

En aquel momento, Jane Fonda alegó que el matrimonio se había roto "de forma irreparable" y que no existía "esperanza de reconciliación". En un comunicado remitido por su abogado, John C. Mayoue, la actriz asegura que "siente tristeza" tras haber obtenido el divorcio. "Compartimos diez años y siempre me preocuparé por él . Ahora es tiempo de cambiar y le deseo lo mejor", añadió Jane Fonda.

Ni Fonda ni Turner han querido hacer público el acuerdo al que han llegado tras la ruptura. Mayue se limitó a asegurar que todos "los asuntos están resueltos".

Por su parte, Ted Turner, en un escrito presentado por su portavoz Phillip Evans, indicó: "Siempre seremos grandes amigos y le deseo lo mejor a Jane".

Verdadero amor
Hace unas semanas, la actriz, que encarnó a Barbarella, decía en una entrevista concedida a la revista ¡HOLA! que sentía verdadero amor por su ahora ex marido: "Soy una mujer con inteligencia, con mucha energía y con una gran curiosidad intelectual, así que necesito a mi lado un hombre que me estimule, que me interese y junto al que poder aprender nuevas cosas. Mis tres maridos, que eran muy diferentes, eran hombres muy poderosos internamente".

Cuando Jane Fonda, de 63 años, contrajo matrimonio con Ted Turner, de 62, ya había estado casada en dos ocasiones. La primera con el realizador francés Roger Vadim, con el que tuvo a su hija Vanessa y la segunda con el político Tom Hayden, con el que tuvo a Troy.

Sus nuevas vidas
Tras su ruptura matrimonial con Ted Turner, que se anunció el pasado mes de diciembre, Jane Fonda se trasladó a vivir con su hija Vanessa. La actriz dice que estuvo con ella y con su nieto seis meses hasta que se dio cuenta de que debía estar en su propia casa. Jane está totalmente retirada del mundo del cine y, aunque hace poco acudió espectacularmente bella al homenaje que recibió en Nueva York a su exitosa carrera, asegura que ya no le apetece trabajar en películas.

Ahora está volcada en su lucha por el respeto a los derechos humanos y apoya a su ya ex marido, Ted Turner por el modo en el que defiende las causas solidarias una vez que ha perdido el control de la CNN: "Él usa su riqueza para intentar abordar el problema de la pobreza en el mundo. Y yo procuro hacer lo mismo", concluye.

Más sobre: