Nicole Kidman, bellísima en el estreno de ‘Mouline Rouge’ en Los Ángeles, vuelve a conquistar a su público

La actriz, que presentó la película en Cannes, fue la estrella encargada de inaugurar el Festival

Nicole Kidman ha vuelto; no es que se hubiera marchado o que se hubiese retirado de la profesión que tanto ama, lo que ha regresado ha sido su fuerza, su glamour y su encanto, ese charme tan francés que ella siempre ha poseído y que se había apagado en los últimos tiempos. Después de su separación de Tom Cruise, la actriz ha necesitado unos meses de recuperación en los que ha contado con el amor de sus hijos, Isabella y Connor, y con el apoyo incondicional de su familia y sus amigos; pero lo peor parece haber pasado y Nicole ha retomado, con más fuerza que nunca, las riendas de su carrera y de su vida, incluso, en una entrevista publicada en la revista ¡HOLA! hablaba del amor y de la posibilidad de volver a enamorarse.

Hace algunos días la actriz aterrizó en Cannes -la primera vez que acudía sin Tom Cruise- para presentar su último trabajo, Mouline Rouge, que inauguraba el Festival; no sólo supo dar lo mejor de sí misma, sino que sorprendió a los presentes con un espectacular vestido negro de Yves Saint -Laurent y una sonrisa que no se borró de su rostro en ningún momento. Tras su breve pero intensa estancia en la Costa Azul, la actriz australiana viajó a Londres y más tarde a Los Ángeles donde volvió a encandilar en el estreno del filme de Baz Lurhmann, en el que interpreta a una bailarina de can-can. Muy elegante, eligió para la ocasión un vestido negro de cóctel con impresionante escote a la espalda y decidió recoger su larga melena pelirroja. A la cita, acudieron otros rostros conocidos del celuloide y del mundo del espectáculo en general; entre ellos destacó la presencia de la cantante Kylie Minogue, que llamó la atención con su peculiar atuendo: vaqueros a la cadera, blusa negra transparente y sujetador con estampado de leopardo. Tras el estreno en Los Ángeles, Nicole puso rumbo a su ciudad natal, Sydney, para continuar con la promocion del filme. Según ha informado la cadena de televisión, Channel Nine, la actriz, que ha llegado hoy, viajó en su avión privado. Con abrigo oscuro y gafas de sol, la protagonista de Eyes Wide Shut saludó a los admiradores congregados en el aeropuerto desde la parte trasera de su coche, en el que se dirigió directamente a la residencia de sus padres, situada en el exclusivo barrio de Darling Point.

Más sobre: