Nicole Kidman responde a la petición de divorcio de Tom Cruise

Nicole Kidman presentó el pasado 21 de abril en la Corte Superior del condado de Los Ángeles su respuesta a la petición de divorcio de Tom Cruise. Hasta ese momento, la actriz australiana no había hecho ningún comentario sobre la ruptura ni siquiera había hablado sobre los múltiples rumores surgidos desde que el pasado mes de febrero se anunciara la decisión de Tom Cruise.

La publicación del citado documento ha coincidido con unas declaraciones de la actriz, realizadas en la promoción de su película Moulin Rouge, en las que, dando muestras de su naturaleza luchadora, dice: "Hay que seguir sonriendo porque mañana será otro día".

En el documento presentado por Nicole, la guapa pelirroja alega diferencias irreconciliables en su respuesta a la solicitud de disolución matrimonial presentada por Cruise. Establece también la fecha de separación como el 4 de febrero y no el mes de diciembre como defiende el actor. En la fecha presentada por Tom, la pareja todavía no había cumplido los diez años de matrimonio por lo que, según la legislación californiana, no tendría que pagar una pensión a su todavía esposa. Sin embargo, de acuerdo con la versión de la actriz, el matrimonio se rompió cuando ya habían cumplido los diez años juntos, por lo que Tom debería pasarle una ayuda económica a Nicole mientras no se casara de nuevo.

Celebración de aniversario
La guapa pelirroja asegura que ella y Cruise continuaron haciendo vida matrimonial hasta que él le pidió el divorcio, el 4 de febrero. En sus alegaciones, y como prueba de que el matrimonio duró más de diez años, dice que el 24 de diciembre celebraron junto a unos amigos su décimo aniversario de boda y que, con posterioridad, a esa fecha se quedó embarazada aunque después perdió el bebé espontáneamente.

En lo que Nicole y Tom parecen estar totalmente de acuerdo es que sus hijos, Isabella y Conor, son lo más importante para ambos. Nicole desea compartir la custodia de los niños con el protagonista de Misión imposible pero quiere que Isabella y Conor, de ocho y seis años, vivan con ella y que Tom sea quien tenga el derecho a las visitas.

Según la publicación People, Nicole preferiría vivir con sus hijos en el rancho que tiene en Australia antes que en los Estados Unidos. El motivo podría no ser otro que mantener la privacidad de los niños ya que según comentó recientemente tanto Tom como ella desean que "creen sus propias identidades basándose en quien son ellos y no en quienes son sus padres. No los haremos parte de Hollywood".

Unos meses muy difíciles
Nicole Kidman reconoció, en unas declaraciones realizadas con motivo de la próxima presentación de su película Moulin rouge, que los últimos meses han sido especialmente difíciles para ella y que sólo la ayuda de sus hijos, sus padres y su familia le han ayudado a superar la crisis. La actriz incluso se plantea hacer un alto en su carrera para dedicarse únicamente a Isabella y Conor.

"Yo he sido muy afortunada profesionalmente. He hecho grandes películas y he trabajado con grandes directores. Espero hacerlo también en un futuro. En los últimos cuatro meses me han ocurrido grandes cosas pero hay dos niños implicados y mi principal preocupación es intentar proteger su intimidad", comentó Nicole.

Más sobre: