Los setenta vuelven con fuerza

El impacto provocado por las películas de James Bond, a principios de los años sesenta, se desplegó rápidamente, en un intento de repetir el éxito de la fórmula, en la televisión, el cine y la literatura. Cleopatra Jones (1973) es un ejemplo claro de la influencia del popular agente en las historias policíacas. Entonces, la valiente detective de pantalones de campana, colores chillones y pelo a lo afro era Tamara Dobson.

Ahora, se baraja el nombre de una de las estrellas más relucientes de Hollywood para modernizar la imagen del personaje, Jennifer López. La actriz latina más poderosa de la meca del cine -según se desprende de la lista de personalidades más influyentes publicada por la revista Premiere,- tiene en sus manos todas las papeletas para ganarse el papel de Cleopatra Jones, nombre que además le debe resultar familiar; de hecho, la misma publicación, que también ha valorado los aires de diva de la artista, la ha bautizado con el nombre de J. Lopatra.

Quentin Tarantino, volviendo al estilo Jackie Brown, debía ser el director de la nueva versión, cuya producción no comenzará hasta el año que viene, pero el realizador no se ha dejado seducir por las dotes interpretativas de la artista puertorriqueña. Él piensa en Pam Grier cómo su actriz principal. Por supuesto, los estudios no quieren ni oír hablar del tema. Contar con Jennifer López es sinónimo de éxito de taquilla; no hay más que ver que, a punto de estrenarse en España, su última película, The Wedding planner, se ha convertido en uno de los filmes más taquilleros en Estados Unidos: "Jennifer es perfecta para el papel y también cantará en la banda sonora original", ha declarado un miembro del equipo del filme.

Los nuevos Ángeles de Charlie
El remake de la famosa serie de televisión de los años setenta, Los Angeles de Charlie, protagonizada por Lucy Liu, Cameron Díaz y Drew Barrymore, ha renovado la imagen de las antiguas detectives. Si el éxito del espacio televisivo fue crear un tipo de mujer adelantada a su tiempo, que conectó con el espíritu feminista de la época, el largometraje ha intentado preservar la mezcla de acción, comedia y seducción en una línea mucho más moderna; para resolver el caso, las tres ángeles recurren a los medios más avanzados, a su dominio en las artes marciales -las actrices recibieron clases intensivas- y a sus encantos.

Desmintiendo el tópico de que las rubias naturales tienen la cabeza vacía, Cameron Díaz interpretó al ángel científico. Por su parte Drew Barrymore, de quién partió la iniciativa de actualizar a las tres investigadoras, mostraba su lado más salvaje y alocado, mientras que Lucy Liu ponía toda la carne en el asador para desplegar su eterno femenino. Si unimos las cada uno de estos rasgos, pasión y lucha, inteligencia y astucia y sex-appeal y encanto, la mezcla da como resultado el nuevo prototipo de heroína tan en boga actualmente.

Más sobre: