Charlize Theron

La nueva Venus rubia del cine norteamericano está en la cresta de la ola de su carrera cinetamatográfica. A sus 27 años ya ha paseado su escultural anatomía por el Shrine Auditorium durante la 72 entrega de los Oscar gracias a Las normas de la casa de la sidra, y se perfila ya como una de las apuestas seguras para el cine de futuro.

La actriz sudafricana, de madre alemana y padre francés, renunció al glamuroso mundo de la moda para entrar pisando fuerte en el panorama cinematográfico. En 1997 debutó en Dos días en el valle, un drama criminal que no tuvo demasiado éxito. Pero al año siguiente consiguió papeles más importantes en No pierdas el juicio, de Jonnatahn Lynn y, sobre todo, en Pactar con el diablo, en la que trabajó junto a Al Pacino y Keanu Reeves.

Charlize comienza entonces a configurase como una actriz de éxito con su participación en Celebrity de Woody Allen y Las normas de la casa de la sidra.

Más sobre: