[ ]

by hola.com

2001 una odisea en el espacio
La música de la mítica película de Stanley Kubrik sirvió para realizar el montaje, con imágenes de películas, que dio el pistoletazo de salida a la 73 edición de los premios. El pasado y el futuro unidos en el presente del Shrine Auditorium de Los Ángeles. La nave espacial Alpha y tres de sus tripulantes, ficticios por supuesto, fueron los encargados de enviar del espacio al escenario al maestro, sustituto de Billy Cristal, Steve Martín.

Las bromas de Steve Martin
Una reproducción del Oscar a gran escala ha presidido la gala y sirvió además para que Martín hiciese el primer chiste de la noche: "Menos mal que estamos en este país. Esta estatua en Afganistán ya hubiese sido destruida". Un discurso de bienvenida brillante aunque quizá demasiado cerrada al gran público debido a las bromas casi de camerino con ciertos actores. Javier Bardem recibió el primer aplauso de la noche cuando el presentador le nombró y alabó su papel en Antes que anochezca. Aunque su sueño se desvaneció, el actor ha conseguido que su trabajo sea reconocido por los críticos con más renombre del país.

Nominados y a la vez presentadores
Destacar que en esta ceremonia, muchos de los presentadores nominados subieron al escenario y no todos, por supuesto, a recoger galardón, sino a presentar una candidatura. Parece que hay pocos actores disponibles debido a la gran cantidad de galas que se celebran en los días anteriores; los productores prefieren amortizar la presencia de estrellas. Así desfilaron para presentar: Russell Crowe, mejor montaje, que fue para Traffic, Julia Roberts, mejor fotografía, Tigre y Dragón, Kate Hudson, mejor maquillaje, El grinch, Juliette Binoche, película de habla no inglesa, Tigre y Dragón y Tom Hanks mejor guión adaptado y mejor guión original que recayeron en Traffic y Casi famosos respectivamente.

Otros actores que no optaban a estatuilla encargados de la famosa frase The oscar goes to fueron Penélope Cruz, con un traje y un peinado de cierto estilo español, que otorgó el galardón en la categoría de mejor vestuario a Gladiator, Morgan Freeman, Samuel L.Jackson, Halle Berry, Nicolas Cage, Dustin Hoffman, Sara Jessica-Parker, Sigourney Weaver, espectacular de Galliano, Goldie Hawn, que demostró tener el secreto de la eterna juventud, Winona Ryder, Sir Anthony Hopkins, Ben Affleck, Jude Law o entre otros. Por supuesto los ganadores del año pasado, Hillary Swank, Kevin Spacey y Angelina Jolie, entregaron las categorías tradicionales. Michael Caine, uno de los grandes ausentes de la ceremonia fue sustituido por Nicolas Cage.

’Dejen de darle al contador, que me ponen nerviosa’
Otro grande ausente de la noche fue Albert Finney, nominado por quinta vez a un Oscar por su papel de Ed Masry en Erin Brockovich que decidió no asistir cansado, según parece, de que se le nomine para luego ignorarle. Julia Roberts es su discurso tuvo palabras de cariño para él. La actriz, entre nervios y sollozos no pudo reprimir su alegría y se excedió bastante en el tiempo que permiten los productores para cada discurso: "Dejen de darle al contador que me ponen nerviosa" y añadió "Gracias, muchas gracias, estoy tan feliz que les pido que se queden sentados porque quién sabe cuándo tendré opción de volver a pisar este escenario. Tengo que expresar cuán feliz estoy al haber compartido nominación con estas compañeras. No me lo puedo creer". Por su parte, Ennio Morricone, de 73 años, el músico vivo más veces nominado volvió a quedarse sin estatuilla; estaba nominado por la banda sonora original de Malena pero el premio recayó en Tigre y Dragón.

Más sobre: