cine

by hola.com

Estrellas en la alfombra roja
Este ha sido la última ocasión que el Shrine Auditorium ha alojado la ceremonia. El año que viene la 74 edición estrenará en nuevo recinto construido al lado del teatro Chino con capacidad para albergar a 3.000 personas. Como todos los años las estrellas han lucido sus mejores galas para brillar con luz propia. En cuanto a moda, destacar que Armani ha vestido a casi todos los hombres, Russell Crowe, Javier Bardem, Kevin Spacey y Samuel L.Jackson, que con su levita hasta los pies y las gafas de color dio el toque ,cool eligieron al diseñador italiano.

A su llegada a la alfombra roja, Javier Bardem desplegó toda su simpatía y destacó que la fiesta del día anterior, ganó el Independent Spirit Award, le había dejado huella; también se mostró emocionado al verse al lado de algunas grandes estrellas como Michael Douglas y saludó a su hermana Mónica que no pudo viajar hasta Los Ángeles debido a su avanzado estado de gestación. Por su parte, Pilar Bardem recordó que si su hijo ganaba el Oscar dejaría de fumar y se convertiría a sus 62 años, en la mujer más sana de España. Eligió un vestido negro de lentejuelas, mientras que la novia de Javier Bardem, Cristina Pales, lució un traje rojo de Sybilla.

Todos, nominados y acompañantes, pasearon su glamour en este escaparate del celuloide, en la gran hoguera de las vanidades que es Hollywood. Goya Toledo, presente en el lugar por su participación en la película Amores perros declaró: "Estoy encantada de estar aquí y además nos hemos encontrado después de mucho tiempo sin vernos". La actriz española estaba deslumbrante con un vestido de Javier Larrainzar: "Me he ido a un español porque tenemos diseñadores muy buenos en nuestro país". Por su parte, Winona Ryder dejó patente su admiración por Javier Bardem: "Voy a presentar una candidatura pero estoy aquí por Javier, es la mayor interpretación hecha por cualquier ser humano en una película.

Espero que mucha gente vaya a verle". Minutos antes de entrar al auditorio, Julia Roberts mostraba todo su esplendor y simpatía junto a su novio, Benjamin Bratt. La actriz dijo que no tenía estilista y que había elegido un traje de Valentino que ni siquiera era de este año, también destacó que había desayunado con su familia. Otra llegada espectacular fue la de Jennifer Lopez, vestida con un vaporoso traje de Chanel en tonos grises.

Por su parte, flamantes y muy felices comparecieron Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas, que dejaron al pequeño Dylan de siete meses al cuidado de una baby sitter, según declararon ante las cámaras. Ella de negro con un espectacular modelo con escote tipo palabra de honor, mucho más delgada, fue la encargada de entregar el primer Oscar de la noche, mejor dirección artística que fue para Tigre y Dragón. Él fue el último en subirse al escenario azul del Shrine para entregar el Oscar a Gladiator, considerada por los miembros de la Academia como mejor película del año 2000.

Más sobre: