Hollywood ultima los detalles para los Oscars

La euforia de la ceremonia se ensombrece por un imprevisto accidente

En el Shrine Auditorium todo está preparado. Ningún otro espacio como éste para albergar uno de los mayores acontecimientos del mundo del cine. La 73ª edición de los Oscars, que este año será presentada por Steve Martín, -en esta jornada no nos acompañará el genuino Billy Cristal-, ya se ha puesto en marcha. Los ensayos han comenzado, augurando una noche de ensueño. Unas horas más y el mundo sabrá cuáles, de todas las predicciones, han acertado. De momento, en el patio de butacas, enormes carteles, con la foto y el nombre de cada uno de los invitados, indica el lugar exacto que ocuparán éstos el próximo día 25 de marzo. Nuestra española más internacional, Penélope Cruz, entregará el Oscar al mejor vestuario y se sentará delante de Willem Dafoe. Un consagrado actor que, por su magnífico papel en La Sombra del Vampiro -interpreta al conde Orlok- es firme candidato a recibir el dorado galardón.

En la misma posición de partida y con las mismas ganas, se encuentra, también, Javier Bardem. Nuestro españolísimo actor, por su increible papel en Antes de que anochezca, donde da vida al poeta cubano Reinaldo Arenas, tiene muy merecida la estatuilla como Mejor Actor. Si así fuera, si los miembros de la Academia le concedieran el premio, éste pasaría, inmeditamente, a la historia por ser el primer español en conseguir, dentro de esta categoría, el galardón.
No obstante, la lucha por la estatuilla al Mejor Actor está entre Russell Crowe y Tom Hanks. El primero, por su interpretación en Gladiator y, el segundo, por su brillante papel en, Naúfrago. Acaparando un cada vez mayoritario número de votos se encuentra Ed Harris que con su papel en Pollock podría dar la gran sorpresa de la noche.

Las productoras también han iniciado su particular batalla. La guerra del marketing se ha desatado, desembolsándose millones de dólares. Las compañías no renunciarán facilmente a conseguir el premio a la Mejor Película. Dentro de esta categoría, las favoritas son: Gladiator y Tigre y Dragón. Esta última es la primera película con subtítulos de la historia nominada en este apartado.

Una estatua se desploma sobre una grada

El glamour y la magia de este acontecimiento mundial, uno de las citas más importantes para el mundo del cine, se apaga por culpa de acontecimientos, a veces inesperados. Nos referimos, concretamente, al accidente acaecido el pasado jueves, aparentemente fortuito cuando, uno de los gigantescos Oscars, de casi 23 metros, que franquea la entrada al recinto Shrine Auditórium , se desplomó sobre una de las gradas causando cinco heridos. Exactamente sobre el mismo lugar en el que miles de curiosos y fans se situarán este domingo para ver, de cerca, el desfile de las estrellas sobre la alfombra roja.

A este incidente, se une otro imprevisto: La huelga de actores de Hollywood que ha sido convocada para el próximo verano. Esta medida, sin embargo, parece no preocupar al público ni a los grandes de la meca del cine, que desvían su atención hacia la ceremonia de los Oscars.

Más sobre: