Repisas para el Oscar: los actores buscan lugar para colocar la estatuilla

Los actores buscan el lugar que ocupará la estatuilla en sus casas.

by hola.com Se acerca el momento y algunos actores aún no han encontrado el lugar adecuado para colocar, en caso de conseguirlo, su Oscar. El próximo día 25 de abril, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas otorgará las valiosas estatuillas que, como han declarado la mayoría de los actores, están condenadas a lucir encima de la chimenea del salón.

Geena Davis asegura que es el mejor sitio para el preciado premio, aunque su Oscar -conseguido por su actuación en El turista accidental- terminó abollado, tras caer desde la repisa de la chimenea durante un terremoto.

Un juego de niños
Pero en el mundo del glamour cinematográfico hay para todos los gustos. Tom Hanks, por ejemplo, deja que sus hijos jueguen a las muñecas con los dos Oscar, que consiguió por sus interpretaciones en Philadelphia y Forrest Gump.

Más guardaditas están las estatuillas de Gwyneth Paltrow y Ben Affleck. La actriz revela que le tiembla el pulso sólo de pensar que alguien se lo pueda robar, así es que lo conserva celosamente en su armario. Peor lo tiene Ben Affleck, premiado como guionista en El indomable Will Hunting. Su madre lo guarda en su armario hasta que el actor se decida a darle un nieto.

Compañero de sueños
Casi el mismo celo lo custodia Anne Paquin, la niña que ganó la estatuilla con El piano. Después de dormir con la figura durante tres años todas las noches, la actriz ha puesto fin a las burlas de sus amigos guardándola en su ropero.

Aunque para excentricidades, las de la madre de Jon Voight, que sumergió su Oscar en una pecera adornada con luces navideñas; y las de Marlee Matlin, premiada por Hijos de un dios menor, que lo conserva en su cuarto de baño desde el día que llegó a su casa.

El peso de la cultura sobre sus espaldas
Otros le buscan su utilidad, como Angelina Jolie. La actriz, premiada por Inocencia interrumpida, se niega a que su Oscar se vea convertido en una reliquia de museo y por ello lo utiliza como un original sujetalibros. Al otro lado de la estantería aguanta el peso de la cultura el Oscar que su marido, Billy Bob Thorton, que consiguió el Oscar por el guión de El otro lado de la vida. Se rumoreó que la pareja pensaba en soldar las dos estatuillas y aunque el portavoz de la pareja lo desmiente, parece una idea de lo más divertida.

Otros, como el escritor John Irving, se niegan a que la figura, que ganó por el guión de Las normas de la casa de la sidra, custodie los clásicos. Por eso ha encontrado un lugar en el comedor junto a los candelabros y los saleros.

El dilema: ¿exhibirlo o guardarlo?
Pero el problema no sólo reside en buscar un sitio seguro y privilegiado para la preciada estatuilla, sino resolver el dilema de si se debe exhibir o guardar para sí. "Los amigos siguen siendo un arma de doble filo. Parece de mal gusto exhibir la estatuilla, pero luego todos quieren verla", afirma Celeste Holm, ganadora por La bandera invisible.

Entre los grandes clanes del mundo del cine, los Douglas son los que parecen tenerlo claro. Michael Douglas tiene sus dos Oscar -conseguidos uno por Alguien voló sobre el nido del cuco, como productor y otro por Wall Street, como actor- en el salón de su apartamento de Nueva York. Su padre, Kirk Douglas, guarda las suyas -una falsa que le dio su familia al perder por El loco del pelo rojo y otras, verdadera, conseguida por toda una vida dedicada al cine- en su casa de Beverly Hills.

¿Tendrá decidido Javier Bardem, dónde colocar su Oscar, si finalmente consigue el próximo día 25, la preciada estatuilla como mejor actor, por su interpretación en Antes que anochezca?

Más sobre: