Kevin Costner en España junto a su novia, Christine Baumgartner

La sonrisa de Kevin Costner vuelve a encandilar. El magnetismo del actor, que le encumbró hasta convertirle en una estrella al más puro estilo de Hollywood para luego abandonarle tras su divorcio en 1994, ha regresado y con fuerza. Los últimos años no han sido demasiado buenos y el éxito de Bailando con lobos no se ha vuelto a repetir, pero Kevin Costner ha sabido encajar los golpes y ha resurgido como el ave Fénix. Quizá, en esta mejoría, física, moral y profesional del actor, tenga mucho que ver el amor de Christine Baumgartner, la joven de 26 con la que comparte su vida desde hace un año.

En España junto a Christine Baumgartner
La pareja no se separa ni un minuto. Por ello es habitual que Christine acompañe al actor en sus viajes de trabajo. Hace algunas semanas acudieron en Los Ángeles al preestreno del filme, junto a los padres y los tres hijos del actor, fruto de su matrimonio con Cindy Silva, con la que estuvo casado 16 años. En la meca del cine suenan campanas de boda; desde hace algún tiempo, la novia de Kevin Costner luce un anillo de compromiso que, al parecer, ella misma seleccionó en la famosa joyería Aspen.

Y ahora han viajado a España en una visita relámpago para presentar el último trabajo del actor y asistir al preestreno. La pareja ha posado amablemente para la prensa.

Rejuvenecido y muy amable
Más delgado, jovial y rejuvenecido, el protagonista de Waterworld ha comparecido en Madrid ante los medios de comunicación para presentar su nuevo trabajo, Trece días, película que también produce y que supone su recuperación como actor, tras algunos desaciertos como Mensaje en una botella y El mensajero del futuro. Tres fueron las ciudades mundialmente seleccionadaa para la presentación de la cinta y Madrid fue una de ellas "porque aquí se toman las películas muy en serio".

El guión está basado en cintas y documentos de la Casa Blanca sobre la crisis de los misiles en Cuba, que puso al mundo al borde de una guerra nuclear en 1962 durante la presidencia de John F. Kennedy. Costner interpreta el papel de Kennet P. O’Donnell, uno de los más cercanos consejeros del mandatario estadounidense.

’Cuando sucedió yo era muy pequeño
El tema del filme interesó tanto al actor que decidió convertirse también en su productor: "Cuando sucedió yo tan sólo tenía siete años y mi padre nunca quiso contarme nada para no asustarme. Sin embargo, me daba cuenta de que algo estaba pasando por el comportamiento de mis padres y de mis vecinos. Recuerdo que hacíamos ejercicios para aprender a protegernos en caso de que hubiese explosiones".

Costner cree que la situación no ha mejorado demasiado desde principios de los sesenta. "La crisis aún no ha pasado. Todavía existen las bombas y unas apuntan a otras". De ahí que el popular intérprete haya comenzado una campaña de mentalización política sobre el problema nuclear que le ha llevado a instar a los líderes mundiales a ver su película".

Peter Almond, también productor y experto en la crisis cubana de los misiles, que ha estado presente a la rueda de prensa cree que: "Si los líderes ven esta película tendrán que estar pendientes de la presión del público y si esto sucede, sabremos que la película ha servido para algo".

Más sobre: