ALBERT FINNEY

Actor teatral, saltó al cine en las filas de los chicos airados del free cinema e inició una carrera marcada, como él mismo reconoce, por la pereza que le ha hecho perder magníficas oportunidades con personajes que han hecho famosos a sus intérpretes. Ductil y camaleónico a partir de los setenta se especializó en personajes que le convirtieron en un mago del disfraz para, a finales del siglo XX, y en una actividad frenética, convertirse en un todo terreno al que reclaman los mejores directores.

Más sobre: