JOAN ALLEN

Delgada, dúctil, camaleónica, siempre da la sensación de querer pasar desapercibida. Su aspecto un tanto frágil parecía condenarla a papeles de esposa sumisa, eclipsada por el marido, pero ha sabido con habilidad escapar de la trampa y su interpretación de Laine Hanson, una aspirante a la vicepresidencia de los EEUU con problemas, le ha valido una nueva nominación al Oscar a la mejor actriz. Amante de la vida en familia regresa todos los veranos a La Rochelle, su lugar de origen, para ayudar a los jóvenes de la localidad que desean triunfar en el cine y en el teatro.

Más sobre: