La película mexicana ‘Amores Perros’ y su protagonista, Goya Toledo, camino del Oscar

Ayer se presentó en Madrid Amores Perros, la película mexicana que es candidata al Oscar como mejor largometraje de lengua no inglesa. Y su protagonista es la bella actriz española Goya Toledo, que junto al director Alejandro González Iñárritu bautizaron su obra en la capital española.

El salto al cine internacional de Goya Toledo con la dura y exitosa Amores Perros se ha convertido en una realidad. La actriz española, da vida en el largometraje a una modelo que ve truncada su vida en el mejor momento: "Es un personaje que tiene lo máximo y lo peor". La que fue protagonista de Mararía, y cuyo próximo proyecto es La Caja 507 de Enrique Urbiza aseguró, durante la presentación, que su relación con esta había sido "amor a primera vista. Al leer el guión, no podía dar crédito a esos personajes y a esas historias tan maravillosas".

Amores perros, que ya ha sido premiada en los festivales de Cannes, Chicago, Los Ángeles o La Habana, habla de la cruda realidad de la sociedad mexicana. Sus tres historias entrelazadas de mortales peleas de perros, amor, odio, traiciones y esperanzas, le han servido al director debutante Alejandro González Iñárritu a optar al Oscar como la mejor película de habla no inglesa.

La película, en la que la española Goya Toledo comparte cartel con Emilio Echevarria, ha hecho que México vuelva a ser candidato a una estatuilla de la academia algo que el país centroamericano no lograba desde 1962, año en el que compitió con el filme Tlayucan.

"Más allá de lo que es el Oscar en sí, lo que importa es lo que significa haber llegado", ya que para el director novel no ha sido fácil levantar este proyecto de tan sólo cuatrocientos millones de pesetas y que ha tardado en realizar más de tres años.

Alejandro González Iñárritu cree que el éxito de Amores perros se debe a dos razones muy claras "es entretenida y mueve a la gente, le toca y le saca sentimiento".

Lo que es evidente es que la película ha gustado mucho en Hollywood, no sólo por su candidatura al Oscar, sino porque las ofertas de trabajo para la meca del cine para el director no han tardado mucho en llegar. Desde hace un año, fecha en que la película se estrenó, le llegan a Alejandro González Iñárritu guiones desde Los Ángeles, pero el mexicano no quiere precipitarse: "Yo sé perfectamente que clase de idiota soy, me doy cuenta de mis limitaciones, y aunque me halagan mucho las ofertas desde Hollywood, lo importante es no sentirse importante".

Más sobre: