Julia Roberts premiada en el Museo Americano de la Imagen en Movimiento

La cena de gala se celebró en el lujoso hotel Waldorf Astoria de Nueva York

En su imparable ascenso, en las taquillas, en popularidad y en ingresos, Julia Roberts ha recibido un premio más que sumar a la colección de galardones recibidos en lo que va de año -entre ellos el globo de oro y el premio de la Academia británica como mejor actriz-. El pasado domingo acudió, junto a su inseparable novio, el también actor Benjamin Bratt, con el que se comenta que contraerá matrimonio dentro de algunos meses, al Museo Americano de las Artes en Movimiento.

Guapa, elegante, algo menos discreta de lo habitual con un traje transparente que dejaba entrever su figura, y con la seguridad de saberse admirada, Julia recogió su galardón, un nuevo reconocimiento a su dilatada carrera, hasta el momento fructífera en cuanto a ingresos pero no en lo que se refiere a buenas críticas, que ha dado su espaldarazo definitivo, gracias al director Steven Solderbergh y a Erin Brockovich.

Con esta película se aleja de la imagen de chica guapa que enamora a los mejores galanes y demuestra que, si se lo permiten, sabe interpretar. La cena de gala de los premios del Museum of the Moving Image de Nueva York se celebraron en uno de los hoteles con más renombre y alcurnia de la ciudad de los rascacielos, el Waldorf Astoria y asistieron numerosos rostros del mundo del celuloide; George Clooney, Susan Sarandon y Tim Robbins, Dermot Mulroney y Rupert Everett, compañeros de la actriz en La boda de mi mejor amigo, y Lauren Bacall entre otros.

Julia Roberts y Brad Pitt, una pareja con química
El binomio entre Julia Roberts y el director de Erin Brockovich ha ido tan bien que ya están rodando juntos otra película, Ocean’s eleven. En el filme también trabaja Brad Pitt, compañero de la actriz en The Mexican, que está batiendo records de taquilla en los Estados Unidos. En esta nueva pareja cinematográfica confluyen el atractivo de ella y el sex appeal de él, por lo que no es de extrañar su química en la pantalla. A propósito de química y de taquillas, la película ha logrado desbancar a Hannibal que ocupaba los primeros puestos desde su estreno hace varias semanas.

Más sobre: