Fuertes medidas de seguridad en el rodaje de ‘Vanilla Sky’

Mientras se prepara la artillería pesada y los abogados atan cabos para el esperado proceso judicial, Tom Cruise continúa rodando Vanilla Sky (un remake de la película española Abre los ojos en inglés) junto a Penélope Cruz. Sin embargo, la tranquilidad que reinó en el rodaje durante las primeras semanas parece haberse transformado radicalmente. El actor, que se ha mudado a un hotel de Los Ángeles -está pagando cerca de 400 mil pesetas por semana-, solamente habla con su compañera en el filme, Penélope Cruz y con el director, Cameron Crowe. Además, ha impuesto unas draconianas medidas de seguridad en el set de la película. Todos los actores están siendo registrados para evitar que se tomen fotografías y se realicen grabaciones con palabras del actor. Una extra de la película, tras ser objeto del registro de su bolso, reaccionó enérgicamente. "Dígale a Tom" -le dijo a un miembro de la película- "que somos actores profesionales y que debemos ser tratados con respeto. Esto no es el FBI".

"Es cierto que él está cuidando mucho la seguridad pero sólo lo hace para proteger a los demás y a él mismo y también para que no tomen fotografías del desfigurado rostro que debe mostrar en la película", ha declarado Pat Kingsley, la incansable portavoz del actor.

Más sobre: