CLINT EASTWOOD RECIBE SU MEJOR RECOMPENSA

El actor, protagonista de numerosos ‘'westerns', se emocionó al recoger el León de Oro por toda su carrera

Fue el centro de la velada. Clint Eastwood por fin pudo abrazar el codiciado León de Oro como recompensa a toda una vida dedicada al cine. El día fue muy intenso. Por la mañana se proyectó su última película, Space Cowboys, que tuvo una excelente acogida; al mediodía presidió una multitudinaria conferencia de prensa junto a sus tres compañeros de reparto; y por la noche recogió el premio.

La ceremonia inaugural de la 57º Mostra de Venecia fue elegante, digna y seria. Sharon Stone apareció resplandeciente ante el público. Enfundada en un ajustado vestido, con una pulsera de Bulgari a juego y sandalias doradas, bastó con su presencia para convertir en espectáculo la entrega del premio a Clint Eastwood. El actor, emocionado aferró fuertemente la estatuilla, la levantó y dijo: "un león para un Leone. Gracias Sergio". Se refería al director Sergio Leone, con el que trabajó en multitud de westersn que le llevarían al estrellato. También tuvo palabras para Donald Sutherland, James Garner y Tommy Lee Jones, compañeros espaciales en su último filme.

Fiesta de inauguración del festival
La fiesta, que se iba a celebrar en los jardines del hotel Des Bains, tuvo que trasladarse a uno de los salones debido a la lluvia. Pero el mal tiempo no logró apagar su esplendor: más de mil invitados, cien camareros, setenta artistas entre funambulistas, bailarines y músicos. En la mesa, faisán trufado y helado caramelizado, además de ríos de champán y, al final, orquesta de jazz con sorpresa incluida. Uno de los músicos se acercó a Clint Eastwood, gran amante del jazz, y le invitó a tocar el piano. El actor no se hizo de rogar.

Más sobre: