Después de un multitudinario homenaje en la plaza de Colón, los chicos de Luis Aragonés recibieron esta mañana el tributo institucional por parte de la Corona
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Foto de familia de los miembros reales con la selección española

LA FAMILIA REAL ESPAÑOLA RECIBE, ENTRE BROMAS Y ORGULLOSAS FELICITACIONES, A LA SELECCIÓN EN LA ZARZUELA

1 JULIO 2008
Después de ser recibidos como auténticos héroes nacionales con el sentimiento patriótico en ebullición por su épica victoria en la Eurocopa, después de dos días de insomnio y jarana y de un multitudinario homenaje en la plaza de Colón, los chicos de Luis Aragonés han recibido hoy, como colofón, el tributo institucional por parte de la Corona y del Gobierno de España.

Los Reyes, acompañados por los Príncipes de Asturias y la infanta Elena, recibieron esta mañana en el palacio de La Zarzuela a la selección española de fútbol, campeona de Europa tras vencer el domingo a Alemania por 1-0. Al equipo artífice de este histórico triunfo, encabezado por el seleccionador nacional y, cómo no, por la preciada Eurocopa, decorada con la bandera de España, que ha ocupado un sitio privilegiado en las fotos de familia que han tenido lugar en los jardines de palacio, justo en el centro ante Sus Majestades.

Las sonrisas de los miembros de la Familia Real española ante la llegada de los trajeados jugadores evidenciaba la ilusión que hacía en la Casa Real el triunfo de la selección. Tras el tradicional besamanos, en esta ocasión escrupulosamente cercano y amable, la copa pasó a ser la niña bonita de la recepción. Los anfitriones no pudieron evitar acariciarla, olerla, manosearla, alzarla, estudiarla con detalle... Era la prueba física de que los sueños también se hacen realidad.

Henchidos de orgullo
De principio a fin el encuentro discurrió distendido y no faltó tampoco ocasión para las bromas y comentarios jocosos de los miembros reales hacia sus invitados. Don Juan Carlos confesó que era su deseo haber manteado a Luis Aragonés como hicieron ayer sus jugadores, mientras el príncipe Felipe reparó en que la copa aún olía a cava. La nota de color vino de mano de las damas reales: doña Sofía llevó un conjunto de chaqueta rosa y pantalón gris; doña Letizia lució un vestido de gasa con manga abullonada y falda evasé en azul cielo de Hugo Boss Black, y doña Elena volvió a vestirse en honor a La roja con un conjunto de chaqueta blanca estampada y pantalón rojo y complementos para el cabello con los colores patrios. Un homenaje real para agasajar a los protagonistas de esta página de oro en la historia del deporte español.

Pero no el único del día. Una hora después, a las 11:30 horas, fue el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien recibió en el palacio de La Moncloa a Aragonés y los jugadores. No lo hizo solo. Le acompañaba en esta recepción presidencial un mar rojo y gualda, agitado (de la emoción), de niños entusiastas (hijos de los trabajadores de La Moncloa) que coreaban y aplaudían a sus ídolos. Las palabras de Zapatero, en un escenario rojo a juego con La Roja, fueron una nueva ovación para los chicos de Aragonés. Comenzó el discurso aludiendo al sentir general de los españoles aficionados (y no tanto) al fútbol: “Gracias por hacer feliz a España y a todos los españoles”. Destacó también el talento, el trabajo y el espíritu de equipo de la selección, ingredientes con los que, subrayó, “se puede llegar a cualquier meta y conseguir que la realidad sea mejor que los sueños”. Al orgullo rojo aún le queda mecha.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?