La princesa Alejandra de Hannover puso una y mil muecas a los fotógrafos a la hora de posar a su llegada al circo
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

El circo volvió a reunir a las princesas Carolina y Estefanía de Mónaco en un acto público

ALEJANDRA DE HANNOVER, 'REINA' EN EL FESTIVAL DE CIRCO DE MONTECARLO

La hija pequeña de la princesa Carolina eclipsó al resto de las damas Grimaldi y centró la atención de la prensa con sus monerías

21 ENERO 2008
Donde fueres, haz lo que vieres, dice el refrán y, a juzgar por las imágenes de este fin de semana de los Grimaldi en la 32ª edición del Festival Internacional del Circo de Montecarlo, la princesa Alejandra de Hannover parece que se lo ha tomado absolutamente en serio: ¿Qué mejor lugar para hacer payasadas ante los fotógrafos, que el circo? La hija pequeña de la princesa Carolina y del príncipe Ernesto de Hannover derrochó simpatía y buen humor a su llegada al circo que tradicionalmente, desde 1974, ofrece por estas fechas en el principado un espectáculo de payasos, piruetas, saltos imposibles y contorsionismos que sólo unos pocos son capaces de realizar. Arropada por tres reinas de la belleza como lo son su madre, su hermana mayor, Carlota Casiraghi, y su tía, la princesa Estefanía, y por tres caballeros, su padre, su hermano Pierre y un amiguito, la pequeña, sin embargo, eclipsó a todos y centró la atención de la prensa con sus monerías, un nutrido repertorio de muecas -lengua fuera, sonrisa profidén, ojos mega abiertos o entornados...-. Y es que el circo saca el niño que todos llevamos dentro.

Carolina y Estefanía, unidas por el circo
También ha vuelto a unir a las hermanas Grimaldi en un acto público. Las princesas Carolina y Estefanía de Mónaco, a las que no veíamos juntas desde hacía meses -concretamente desde el Día Nacional, el pasado mes de noviembre-, se reunieron para presenciar la tercera y cuarta jornadas de la 32ª edición del Festival Internacional del Circo de Montecarlo, fundado en 1974 por el príncipe Raniero. Sus hijos han mantenido la tradición de un espectáculo tan apreciado por el patriarca de la familia Grimaldi, que otorga los conocidos payasos de oro, plata y bronce, auténticos Oscar del arte circense. Un espectáculo que un año más ha servido para ver practicamente a la Familia Real monegasca al completo: la semana pasada, al príncipe Alberto por primera vez con su novia, Charlene; y el fin de semana, a Carolina de Mónaco con su marido, Ernesto de Hannover, y tres de sus hijos, y a su hermana, la princesa Estefanía, presidenta honorífica del certamen circense, que participó de la fiesta dándole pan a uno de los elefantes que se encontraba en la pista.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?