Realeza y personalidades

Noticias

Los Príncipes de Asturias contemplan la maqueta del edifico Vital
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Los Príncipes saludando a los niños Ane Baigorri Buesa y Jon Martínez Aranzábal, a su llegada al edificio Vital

DON FELIPE Y DOÑA LETIZIA: UNOS PRÍNCIPES QUE SORPRENDEN

Durante su visita al País Vasco, inaguraron la nueva sede corporativa de la Caja Vital Kutxa y presidieron una entrega de premios oncológicos

27 SEPTIEMBRE 2007
El Edificio Vital se llenó de vida ayer en su apertura. La inauguración de esta nueva sede corporativa de la Caja Vital Kutxa era el primero de los dos actos que los Príncipes de Asturias tenían previstos durante su visita al País Vasco. Una comunidad que les recibió con vivas y aplausos, frente a los abucheos de decenas de radicales. Su primer compromiso tuvo lugar a las 12:30 en el abarrotado auditorio del emblemático edificio, que se caracteriza por su planta en 'H' y una fachada que simboliza el código genético. El segundo, una entrega de premios oncológicos, por la tarde en la Universidad de Deusto de Bilbao.

Los príncipes Felipe y Letizia fueron recibidos por el presidente de la Caja Vital, Gregorio Rojo; el Lehendari, Juan José Ibarretxe; el alcalde de Vitoria, Patxi Lazcoz, y el diputado general de Álava, Xabier Agirre, entre otras personalidades.

Doña Letizia: desenvuelta y detallistas
A su llegada, la niña Ane Baigorri Buesa, de siete años, ofreció a la Princesa un ramo de rosas acompañada por el niño Jon Martínez Aranzábal, de cinco, al que cogía fuertemente de la mano para dominar los nervios por encontrarse frente a frente con los Herederos. Doña Letizia, que vestía pantalón pitillo gris marengo y chaqueta con vuelo en el mismo tono de Felipe Varela, correspondió con un beso y don Felipe, también de gris, con un choque de manos. Cariñosos gestos de dos Príncipes que siempre sorprenden con su trato y detalles. Como en el almuerzo que siguió a la inauguración del edificio, en el que doña Letizia, libre y desenvuelta, se metió en el bolsillo a todos los invitados y los dejó impresionados.

Por su dominio en todos los temas que salieron en la conversación. Hablaron de educación, de gastronomía y de sanidad. Al compartir mesa con el ministro de Sanidad, la Princesa aprovechó para hacer un pequeño master de media hora en salud, madres y bebés. Doña Letizia, informadísima, no quiso quedarse con ninguna duda y centró la conversación en transmisión de enfermedades durante el embarazo y en los avances que se habían producido en las nuevas técnicas de reproducción asistida.

Por su voraz apetito. No se resistió a ninguno de los platos del menú que consistió en risotto de calabacín y codorniz crujiente con lengua de queso de Idiazabal ahumado; verduras de la temporada con gambas y salsa de soja; lomos de rodaballo del Cantábrico con compota y, de postre, Goxua –crema dulce-. Todo regado con vino Marqués de Riscal 2006; tinto Campillo 99 y cava catalán, que el príncipe Felipe pidió expresamente.

Por su naturalidad que trascendió en cada palabra, en cada gesto. Por ejemplo, cuando se refirió a la espectacular vajilla elegida -para el resto una cualquiera- y, como si fuera lo más natural del mundo, dijo: “Es preciosa y es alemana”. En definitiva, por su capacidad para soprender.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Boletines y alertas

Tu e-mail :

En vídeo

Especial

blogs

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos