Realeza y personalidades

Noticias

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

La corona imperial es llevada a Isabel II sobre un cojín en terciopelo rojo. Cada una de las fabulosas piedras, de incalculable valor, encierra una fantástica historia
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotografías

La soberana, en el trono de la Reina de la Cámara de los Lores, da lectura al discurso en la solemne ceremonia de la apertura del Parlamento

LA ESPECTACULAR CORONA QUE UTILIZA LA REINA DE INGLATERRA EN LA APERTURA DEL PARLAMENTO

26 MAYO 2005
Con toda la pompa y circunstancia, la Reina de Inglaterra presidió la solemne ceremonia de apertura del nuevo Parlamento, cuya tradición se remonta a 1536, y que marca el comienzo de un nuevo año de actividad parlamentaria. La soberana se desplazó desde el palacio de Buckingham a la Cámara del Parlamento, de Westminster, en una suntuosa carroza real tirada por corceles.

Una vez en el Parlamento, fue escoltada a la Robing Room, donde se colocó la impresionante capa de terciopelo granate y armiño blanco y se cambió la corona real que llevaba puesta por la fabulosa corona del Estado imperial, llevada desde la Torre de Londres en un cojín en terciopelo rojo. Se trata de una de las grandes joyas de la Corona, y sólo es utilizada en grandes actos de Estado. Fue realizada en 1838 para la coronación de la Reina Victoria. En el centro de la cruz «pateé» de la parte frontal lleva un rubí que, según cuenta la tradición, fue regalado al príncipe Negro por Pedro I el Cruel, Rey de Castilla. Pero no es el único tesoro de la soberbia corona imperial: el zafiro de San Eduardo, en el centro de la cruz de diamantes que está sobre la esfera del mundo, también de brillantes, es todavía más antiguo. Se dice que lo lució San Eduardo en un anillo y que luego fue quitado de su tumba, en la abadía de Westminster, en el siglo XII. También, bajo el rubí del príncipe Negro hay un fantástico diamante, conocido como «segunda estrella de Africa», una piedra cuadrada de 317,40 quilates, cortada del gran diamante «Cullinan». Finalmente, alternando con las cruces, hay unas flores de lis engarzadas con esmeraldas y rubíes. La corona es, en definitiva, todo un símbolo de la tradición y del peso y la fuerza del Imperio británico.

Isabel II pronunció el discurso desde el trono que permanentemente tiene en la Cámara de los Lores, en presencia de los representantes de la Cámara de los Comunes; entre ellos, el primer ministro, Tony Blair.

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Publicidad

Boletines y alertas

Tu e-mail :

Y además...

Los blogs más destacados

Recorrido musical

Alrededor del mundo

Lo más visto

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos