PALACIO DE HUIS TEN BOSCH
La residencia oficial de la familia real de Holanda, el palacio de Huis ten Bosch, se encuentra en La Haya. La primera construcción data del siglo XVII. Fue construido como residencia de verano por encargo de la esposa del Príncipe Federico Enrique, Amalia van Solms. Tras la muerte del Príncipe, en 1647, la Princesa encargó a pintores famosos de la época que embellecieran el Salón Orange central para que sirviera de mausoleo, en memoria de su marido. En 1733, pasó a poder del Príncipe Guillermo IV, quien, después de su matrimonio, decidió añadir al edificio dos alas laterales, según un diseño de Daniel Marot. Por iniciativa del Zar Nicolás II de Rusia, se celebró en este palacio la Primera Conferencia Mundial de la Paz. Durante la primera mitad del siglo XX, el palacio fue habitado varias veces durante poco tiempo por la Familia Real. Después de la liberación de Holanda, tras la invasión de las tropas alemanas, el palacio quedó inhabitable. En 1981, la reina Beatriz y su familia se estableció en el palacio Huis ten Bosch, que había sido reformado. No sin pena, la reina Beatriz rehusó vivir en el palacio de Noordeinde, situado en el Bosque de La Haya. Un palacio que, en el siglo XVI, era considerado una casa maldita habitada por espíritus y fantasmas.