Matilde de Bélgica 13 años menor que su esposo Felipe, de 40, tendrá la extraña distinción de ser la primera reina belga, nacida en Bélgica

FELIPE DE BÉLGICA Y MATILDE: EL CORAZÓN JOVEN DE LA MONARQUÍA BELGA

Su boda, celebrada en Bruselas a finales del año 1999 en las tres lenguas oficiales del país, fue considerada, desde el principio como un puente de unión entre los belgas, separados por fronteras lingüísticas desde hace siglos. Y, de alguna forma, así ha sido. Por supuesto, los belgas siguen hablando en alemán, francés y holandés; y, por supuesto, que, tampoco, han renunciado a los derechos adquiridos a lo largo de los siglos, pero lo que sí han hecho es entrar en una tregua. La Monarquía, antiguamente, protegía al pueblo de sus enemigos extranjeros. En la actualidad, cuida de los 'enemigos' internos y es, ante todo, una fuerza pacificadora y unificadora. Matilde de Bélgica, 13 años menor que su esposo, Felipe, de 40, tendrá la extraña distinción de ser la primera reina belga, realmente belga. Y, también, la primera en ser, por sus raíces familiares, una 'síntesís' de Bélgica. Un Estado federal, con un gobierno federal; tres comunidades: La flamenca, la Valona y la alemana; y tres regiones: Flandes, Valonia y Bruselas. También, un país referencia clave en el proceso de unificación de Europa. Y este es el País que heredarán el Príncipe Felipe y su esposa Matilde. Un territorio con tres idiomas distintos, marcado por decenas de culturas y etnias diferentes con Bruselas, sede del Parlamento europeo, como capital de Europa y como un lugar privilegiado del Continente.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?