Realeza y personalidades

Noticias

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Máxima Zorreguieta lució un espectacular vestido de seda blanca confeccionado por el modisto italiano Valentino, que empleó tres meses para su confección.

El diseño del vestido, de corte clásico y muy sencillo, tenía manga larga ajustada, discreto cuello redondeado y cuerpo liso, sin ningún tipo de adorno.

MÁXIMA ZORREGUIETA, LA PRINCESA DE VALENTINO

La novia deslumbró con un vestido de corte clásico, sencillo y muy elegante

2 FEBRERO 2002
Por fin se reveló el secreto mejor guardado de cualquier novia que se precie: el vestido nupcial. Aunque en los días previos a la boda de Máxima y Guillermo, se filtró a los medios de comunicación que el diseñador elegido era el modisto italiano Valentino, nadie sabía ni un sólo detalle de cómo iba a ser el vestido. Y como era de esperar no ha defraudado. Máxima lució un modelo caracterizado por la sencillez, sin estridencias ni lujos innecesarios, nada más elegante y tan acorde con su personalidad. Una verdadera obra de arte de la Alta Costura en la que el diseñador italiano ha invertido tres meses para su realización.

En medio de la expectación de los cientos de personas que abarrotaban la plaza de Dam de la capital holandesa, Máxima Zorreguieta hizo su aparición a las puertas del Palacio Real del brazo de Guillermo ataviada con un espectacular vestido de color blanco marfil.
El diseño, de manga larga ajustada, discreto cuello redondeado -tipo Audrey-Hepburn-, cuerpo liso sin ningún adorno, salvo dos aplicaciones de encaje a ambos lados de la falda, y escaso vuelo, tenía una llamativa cola de cinco metros de larga. El velo, confeccionado en tul de seda con detalles florales hechos a mano, estaba sujeto con una deslumbrante y valiosísima tiara de estrellas, la misma que lució la reina Beatriz en su boda con el príncipe Claus hace 35 años. Todo un detalle de la soberana holandesa, aunque, como ya había trascendido a los medios de comunicación, no es la primera vez que la reina Beatriz compartía con Máxima alguna joya de la corona para lucir en los actos oficiales.

Junto a la tiara, la novia lucía unos sencillos pendientes largos, -formados por un hilo de diamante terminado en una pequeña bola- y una pulsera de diamantes engarzados en platino a juego como únicos adornos. Entre las manos portaba un bonito bouquet formado por rosas, gardenias y lirios blancos, que la novia llevó consigo en todo momento, incluso, durante el saludo a sus conciudadanos desde el balcón de Palacio.

No obstante, la novia no sólo llamó la atención, por su bellísimo vestido o sus joyas, también por su discreto peinado, compuesto por un sencillo moño bajo que resaltaba a la perfección sus bellas facciones al mismo tiempo que permitía ver la inmensa felicidad que reflejaba su sonrisa mientras saludaba al público congregado en la plaza de Dam.

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

 Inicio

 Bodas con historia

- Las últimas bodas de la Familia Real española

- Otras bodas reales europeas

- Los enlaces de los Príncipes de Asturias

 Cinco bodas históricas


Mette-Marit y Haakon de Noruega

Máxima y Guillermo de Holanda

Marta Luisa y Ari Behn

Claire Coombs y Laurent

Kalina y Kitín Muñoz

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos