Magdalena, como miembro de la familia Real de Suecia, asiste a todos los grandes acontecimientos mon醨quicos junto a sus padres, los Reyes, o sus hermanos, Victoria y Carlos Felipe. Len o Madden, as le llaman sus amigos, es cari駉sa alegre y quiere vivirlo todo con prudencia, aunque sin miedo
Pinche sobre la imagen para ver la galer韆 de fotos


Carlota dispone de una floreciente belleza y de un porte aristocr醫ico imponente en su papel de nueva dama de M髇aco. La joven Grimaldi ha heredado tributos y bondades y todos los dones necesarios para conducir su vida hacia un destino excepcional


Carlota de M髇aco ha irrumpido en el mundo con desplante y audacia. La hija de Carolina de M髇aco no tiene, de momento, t韙ulos nobiliarios, pero el mundo ya le ha impuesto el de "la bella princesa Carlota"


Los medios de comunicaci髇 rescataron el pasado verano a Magdalena de Suecia de su humilde puesto, siempre a la sombra de su hermana Victoria, la Princesa heredera, y le asignaron el papel de deslumbrar al mundo



10 OCTUBRE 2001
Magdalena de Suecia y Carlota Casiraghi, las princesas m醩 bellas del mundo avanzan imparables hacia ese lugar en el que ser醤 coronadas como las nuevas reinas de corazones. Los medios de comunicaci髇, tras sus 鷏timas y espectaculares apariciones en actos oficiales y vacaciones familiares, las rescataron de sus humildes puestos y las convirtieron en las nuevas novias de Europa. El flechazo entre los fot骻rafos y las princesas fue inevitable. Y ellas son, ahora, entre todas, las elegidas. Las nuevas grandes protagonistas del marco palaciego en Europa. Dos princesas que han empezado a hacerse a la idea de que sus existencias, salvo un milagro, ser醤 enmarcadas en millones de im醙enes con peque駉s textos en los que se explicar, para delicia de medio mundo, lo que est醤 viviendo en cada instante... Tambi閚, y hasta que no se anuncie oficalmente sus compromisos matrimoniales, que ser醤 relacionadas porlos medios de comunicaci髇, celestinos reales con los nombres de los posibles maridos a la medida. Para Carlota, hasta el momento, siempre Guillermo de Inglaterra y para Magdalena, don Felipe de Borb髇... Aunque, con los tiempos que corren, probablemente, ellas elegir醤 a una persona con la que compartir una vida c髆oda y un tanto exenta de responsabilidades.

Similitudes entre Princesas
-Princesas de su tiempo, educadas al arrope de la tradici髇, el protocolo y las exigencias de un nuevo mundo donde han de saber valerse por s mismas.

-Son princesas del verano -Magdalena naci en junio y Carlota en Agosto- tienen los ojos azules, y se entregan, cada temporada estival, al dios Neptuno de la Costa Azul arropadas por min鷖culos biquinis. Carlota, al Beach de Montecarlo; Magdalena a su casa de Saint Maxin

-Las dos han sido rescatadas de su papel secundario el pasado verano. Carlota, ha dejado de aparecer a la sombra de su madre, Carolina de M髇aco; Magdalena, a la de su hermana, la princesa Victoria futura reina de Suecia.

-Ninguna ha encontrado todav韆 a su pr韓cipe azul aunque, y de distinta manera, ambas princesas han sido relacionadas con los nombres de Mat韆s Trotzing(Magdalena) y Thierre Rozier (Carlota).

-Su direcci髇 postal remite siempre a palacios y mansiones

-Apasionadas de la h韕ica. Carlota, como experta amazona, tiene a su disposici髇 la gran cuadra de yeguas de su padrastro, Ernst de Hannover, aunque procura montar siempre a su alaz醤 preferido, Tormenta del Mediod韆. a Magdalena, le encanta galopar para retar el miedo. En la actualidad, es propietaria de Crizz & Pontiac - Travolta fue su primera caballo- y usa el nombre de Anna Svensson para participar en algunos concursos de h韕ica.

-Les encanta el mar, -con todos sus deportes-, el esqu y salir a bailar a los locales de moda.

-Ninguna de las dos imagina el mundo desde los enormes salones de palacio. Ambas salen al exterior y comprueban que la felicidad y la crueldad, existen en grandis dosis m醩 all de la protecci髇 de los retratos de sus antepasados.

-Desde ni馻s han escuchado como sus progenitores se refer韆n a los mismos apellidos, ciudades, colegios, firmas de dise駉, planes de fin de semana, cacer韆s en el centro Europa, vacaciones de verano, y fiestas organizadas tras los muros de palacios infranqueables.

-Son discretas por naturaleza y condici髇. Se reservan sus comentarios y jam醩 hablan de los dem醩 en p鷅lico. Se ajustan al protocolo real sin sufrir demasiado y descubren la vida a peque駉s sorbos.

-Visten a la 鷏tima, y son en cierta manera, inspiraci髇 tentadora para los grandes dise馻dores -el 鷏timo pareo, el tejano, la mochila de campo, las gafas de nieve- y para millones de j髒enes que tratan de emularlas. Ellas, por el momento, han sido atrapadas por el furor de los vaqueros rotos nuevos que parecen viejos

-Toman cualquier ciudad, palacio o territorio en cuanto aparecen. Nadie puede resistirse a su entusiasmo y juventud.

Diferencias principescas
-Magdalena, como miembro de las familia real sueca, asiste a todos los grandes acontecimientos mon醨quicos: bautizos, bodas, onom醩ticas... Carlota, por el contrario, se mantiene ajena al gran mundo de la realeza y s髄o participa de los actos oficiales a los que es invitada la familia Real de M髇aco, en el principado.

-Magdalena ha crecido al amparo de sus padres y ha residido, salvo excepciones, en el mismo entorno. Carlota perdi a su progenitor Stefano Casiraghi cuando era tan s髄o una ni馻 de cuatro a駉s y se vio alejada del reino de M髇aco. Desde entonces, peregrina por los palacios y residencias de Europa junto a su nueva familia, sin residencia fija. Saint-Remy, en la Provenza francesa, los castillos de Averbach y el de Marienbourg (Austria), propiedad de Ernesto de Hannover y, especialmente Fointenebleau, Par韘.

-Magdalena parece haber vivido ya su primer amor juvenil. Al menos, eso es lo que se deduce despu閟 de haber visto su cari駉sa actitud con un amigo el pasado verano en la Costa Azul. Carlota, coquetea con sus amigos, pero no dedica, al menos en p鷅lico, especial inter閟 a ninguno.

-Magdalena concedi sus primeras declaraciones period韘ticas cuando cumpli 18 a駉s. Carlota nunca se ha pronunciado y probablemente no lo haga en a駉s.

-Magdalena ha llevado, hasta el momento, una vida discreta. S髄o en raras ocasiones ha salido al balc髇- escalinata del Palacio Real; Carlota, por el contrario, apareci en el balc髇 de M髇aco, de los Grimaldi nada m醩 nacer -ese lugar en el que se comunica al mundo alegr韆s y tristezas de toda la familia Grimaldi- y, desde entonces, y a pesar del exilio a la Provenza, ni su madre ni ella han podido evitar ser objetivo period韘tico.


 

 
 Noticias relacionadas
Carlota de M髇aco: la digna heredera
Magdalena: sangre caliente en el norte

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

Publicidad

Boletines y alertas

Tu e-mail :

Y adem醩...

Los blogs m醩 destacados

Recorrido musical

Alrededor del mundo

Lo m醩 visto