Vivienne Westwood

Inquieta, irreverente e incorformista, así es Vivienne Westwood, británica dedicada a la moda desde hace más de 30 años. Siempre ha dejado patente su sentido visionario, sabiendo interpretar a la cultura juvenil urbana durante más de tres décadas.

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Vivienne Westwood? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo



Como su espíritu inquieto comprendió que en su pequeño pueblo no iba a suceder nada importante, Vivienne se instaló en Londres y allí se matriculó en la Escuela Harrow para estudiar Arte. En 1971 conoce a otro gran innovador, Malcolm McLaren, de quien se convierte en pareja y en socia, y montan la tienda "Let it Rock", en King"s Road, un establecimiento que combinaba la música con la moda y terminó creando un estilo de vida propio y siendo durante años la cuna de la modernidad.

En plena efervescencia londinense, la tienda transformaba su apariencia cada cierto tiempo para acondicionarse a los vaivenes de la moda que ellos mismos inventaban. En 1974 decidieron bautizarla como "Sex", puesto que McLaren se había convertido en el manager de un grupo puntero, "Sex Pistols", creadores de un nuevo movimiento musical conocido como "punk", en el que Vivienne Westwood reinaba por derecho propio.
La excentricidad y la anarquía eran dos de los lemas de la ropa que creaba Vivienne para su numerosa clientela procedente de las calles, llegando a diseñar ropa de goma, cuero o charol. Su colección de 1976 la denominó "Esclavitud", en la que las prendas se presentaban claveteadas, llenas de hebillas, cremalleras y correas. Fue un éxito total y Vivienne Westwood aportó innumerables ideas que se copiaba a diestro y sinestro.
En 1981 la tienda vuelve a cambiar de nombre, adopta el definitivo de "World"s End" y la diseñadora presenta "Pirata", su primera colección en la que aparecen pantalones de montar y cortes asimétricos, con la que obtiene excelentes críticas, al siguiente año coloca sujetadores sobre la ropa y exhibe tejidos maltratados en "Nostalgia of Mud", y en el siguiente con "Sorcières" aparecen las zapatillas de deporte en la pasarela por primera vez.
Vivienne toma entonces la decisión de trasladarse a París para realizar sus espectaculares desfiles y es en esta ciudad en donde casi cada año se pueden seguir admirando sus creaciones.
En 1985, con "Minicrini", lanza los zapatos de plataforma, una pieza absolutamente Westwood, como sus corsés, los trajes sastre en tweed escocés y los tailleurs con polisón.
Sin duda Vivienne ha hecho que el tartan tejido de lana con el que se realizan los cuadros escoceses sea una estrella de la vanguardia que hoy en día luce el cantante Robbie Williams en sus conciertos.
Descarada e iconoclasta, su imagen con la falda levantada sin llevar ropa interior delante del Palacio de Buckinham continua apareciendo cada cierto tiempo y con ella el espíritu provocativo que la ha llevado a experimentar sin temores ni restricciones.
Hace cinco años que esta veterana de la moda cuenta con su propio perfume "Budoir", muy floral y persistente, ademas ha hecho un diseño para uno de los relojes de la firma Swacht y continua creando colecciones en la que su frase "La ropa le sienta mejor a la gente que se empeña en usar su inteligencia", es el que impera.
Archivo de biografías
Buscador de biografías: