Vania Millán

La edición Miss España 2002 fue la más complicada y polémica de cuantas se recuerdan en la historia del concurso de belleza. Sin embargo, Vania Millán ha logrado dar credibilidad a un certamen que hacía aguas. Y todo gracias a su serenidad, responsabilidad e inteligencia. Sin olvidar una belleza que salta a la vista.

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Vania Millán? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo



Nació en Almería hace 25 años y si no fuera por una asignatura que le queda pendiente de Derecho, sería la primera Miss España con título universitario. Su preparación, sin duda, le ha ayudado a afrontar un reinado complicado envuelto en la polémica. Fue compañera de habitación de Miss Alicante; en realidad, Genma García, periodista que investigaba para una conocida productora de televisión los entresijos de este certamen de belleza. Además de a su preparación, a Vania le han servido de mucho sus 24 años, edad poco habitual para una Miss. Ambos elementos, edad y preparación, la proporcionaron la madurez y la prudencia necesaria para sortear todas las dificultades y trabas que su reinado iba a encontrar.

No creía ella que la corona le iba a suponer tantas dificultades. Se presentó a Miss Almería animada por unos amigos. Y, aunque no estaba muy convencida, pensó que por qué no. Cansada de estudiar, quiso encontrar diversión y experiencias nuevas en este certamen. Ganó y concursó para Miss España. Otra vez lo hizo inquieta y curiosa por saber qué iba a pasar. Además, se abrían para ella las puertas de un mundo que le resultaba fascinante: el de las pasarelas de moda.

El año de reinado le iba a deparar otra oportunidad de vivir experiencias nuevas. En este caso, y con más polémica, fue designada para participar en mayo de 2002 en el concurso de Miss Universo. En un principio debía haber acudido Miss España 2001, Lorena Van Heerde, pero, nunca quedó suficientemente aclarado, bien fuera por decisión de la organización de Miss España, bien por decisión de Lorena y sus padres, lo cierto es que en abril le fue comunicado a Vania que debía asistir a la cita en San Juan (Puerto Rico). Quizá cruzó por su mente la posibilidad de emular la hazaña de 1974 de Amparo Muñoz y regresar a España convertida en Miss Universo. Pero no fue así. Ni siquiera logró quedar entre las finalistas. Pero ella no tenía queja: "Creo que hay que venir a pasarlo bien y a conocer a todas las chicas que he conocido. Vine para aprender. Se intenta aprender muchos idiomas... Vivir eso y olvidarse de esa presión". Una presión de la que no está exenta ninguna de las concursantes a concursos de belleza. Pero a Vania Millán, físicamente española de pura cepa de ojos oscuros y pelo castaño, la paciencia y la disciplina no le faltan. Tal vez, el ser la mayor de una familia numerosa le ha valido para contar hasta diez y extraer lo mejor de cada día. Sin detenerse en minucias y batallas ajenas.
Archivo de biografías
Buscador de biografías: