Kenzo

Este genio del color nació en febrero de 1939 en Hyogo, Japón, en una familia de siete hermanos. Desde pequeño quiso estudiar diseño, pero tuvo que conformarse con matricularse en literatura inglesa hasta que, finalmente, decidió irse a Tokio y allí fue admitido en una prestigiosa escuela de diseño.

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Kenzo? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo



Comenzó su vida profesional realizando trabajos de moda para unos grandes almacenes de la capital nipona. Recuerda esta etapa de su vida como una época especialmente dura y difícil, pues su familia se oponía a que se dedicara al diseño por estar mal visto que un hombre estudiara costura.
Visto lo difícil que le iba a resultar salir adelante, en 1965 se instaló en París, donde empezó haciendo diseños para unos grandes almacenes y para otros diseñadores. Cinco años después de su llegada a la capital del Sena, abrió su propia boutique, llamada 'Jungle Jap', y diseñó su primera colección a base de algodones japoneses de vivos colores.
Hoy, el imperio Kenzo, propiedad de LVMH, cuenta con decenas de tiendas abiertas en las principales capitales y unos 1.800 puntos de venta repartidos por todo el mundo.
La principal característica del estilo Kenzo es el estallido de colores y las formas asimétricas. Le gustan todos los tonos vivos, fuertes y alegres y sobre todo la gama de los verdes, amarillos y azules. "Como hace falta color en la vida, yo lo pongo en mis vestidos", explica él mismo. Su irrupción en la moda parisina fue todo un bombazo, pues en aquellos momentos imperaba la de corte clásico, y Kenzo llegó con un estilo marcado por la fantasía y la libertad de formas y colores.
Después de triunfar en la capital francesa, en 1976 recibió el reconocimiento en su país, ya que le fue concedido el premio de los editores de moda del "Club of Japan".
En 1983 se lanzó a diseñar ropa para hombre y abrió su primera tienda masculina en la Avenida Madison, de Nueva York. Después, con el tiempo, ha ido ampliando su campo de trabajo y ha lanzado toda una línea de ropa de casa, de niños, para jóvenes y hasta una línea de cosmética y de perfumes.
El 19 de noviembre de 1984 recibió de manos del Ministro de Cultura francés el título de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras. Su fama alcanza por igual a su país natal y al adoptivo y así, en 1990, realizó el desfile que él considera como el más emocionante de su carrera, que se celebró en un castillo japonés y mostró más de 400 modelos ante unas 20.000 personas.
En 1999 anunció su retirada, pero en 2002 ha hecho pública su intención de volver al ruedo de la moda.
Archivo de biografías
Buscador de biografías: