Esther Cañadas

Sigilosa, misteriosa, enigmática, espontánea y perfeccionista, se ha convertido en una de las modelos españolas más cotizada a nivel internacional. Dueña de un físico muy particular, su prestigio es el resultado de la tenacidad y el esfuerzo que supone abrirse paso en el difícil mundo de la moda.

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Esther Cañadas? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo

1 Marzo 1977
Alicante (España)
Horóscopo : Piscis

Sigilosa, misteriosa, enigmática, sube a la pasarela y comienza a caminar. La sala se queda en silencio, los murmullos dan paso a las admiraciones y los flashes disparan sin descanso multitud de instantáneas. Esther Cañadas ha conseguido, una vez más, sorprender a todos.
(PULSA AQUÍ PARA ACCEDER A LA GALERÍA FOTOGRÁFICA DE ESTHER CAÑADAS DENTRO DE NUESTRA SECCIÓN DE MODELOS).

Esta alicantina, nacida el 1 de marzo de 1977, se ha ganado su fama a pulso, poco a poco, paso a paso, como quien dice, en silencio, sin escándalos. Su prestigio es el resultado de la tenacidad y el esfuerzo que supone abrirse paso en el difícil mundo de la moda. Si no hubiese sido por su madre, que supo ver en ella las cualidades perfectas para que se convirtiera en una top, hoy Esther, en lugar de vivir en Nueva York, sería una guapa detective. Ésta es la profesión con la que soñaba la joven, quizá un sueño alimentado por alguna serie de televisión de su adolescencia; pero su destino ha sido muy distinto.

Camaleónica y versátil
La Gran Manzana acogió con los brazos abiertos a una chica española de 17 años, con un físico muy particular, 1,78 m de estatura y muchas ganas de triunfar después de haber quedado finalista en el concurso de belleza Supermodel of the world. Durante algún tiempo trabajó sin descanso y se abrió camino entre carteles publicitarios, cámaras de televisión y desfiles; cuatro años después, ha creado escuela.

Su capacidad camaleónica le permite moverse entre dos tendencias: la delgadez y fragilidad que prefieren algunos diseñadores, y cierta voluptuosidad, que si bien no es demasiado evidente, se perfila en sus contorneadas piernas y su ancha espalda. Pero si algo encandila de Esther Cañadas es su sugerente rostro, con unos marcados pómulos, unos labios insinuantes y unos profundos ojos azules que lanzan destellos de enigma; una mirada felina y algo perdida que han querido imitar otras modelos a base de maquillaje, pero que nadie ha podido igualar.

Diosa de las pasarelas
Musa indiscutible del fotógrafo Steven Meisel y de la diseñadora Donna Karan, Esther ha desfilado en las mejores pasarelas del mundo y ha protagonizado multitud de campañas publicitarias. París, Milán o Nueva York la han contemplado con los diseños de los mejores creadores: Óscar de la Renta, Calvin Klein, Giorgio Armani, Gianfranco Ferré, Valentino, Givenchy, Pierre Balmain, Jean Paul Gaultier, Chanel, Christian Dior, Christian Lacroix, Thierry Mugler, etcétera.

Su rostro se ha asomado a las portadas de las más prestigiosas revistas. Elle, Marie Claire, Mademoiselle y Mondo Uomo, entre otras; y ha protagonizado la campañas publicitarias de Atelier Versace, Burberry's, Rena Lange, Saks Fifth Avenue, Victoria's Secret, Pronovias y quizá la más conocida, DKNY, junto a [Mark Vanderloo] (ambos se casaron el 12 de junio de 1999, pero se divoriaron en noviembre de 2000).

'Me gusta mucho la música'
Su profesión, que la alejó de su familia siendo muy joven, le ha hecho una mujer muy segura de sí misma y de lo que quiere, una persona satisfecha que desborda energía positiva. Alejada de la política, su principal preocupación es su familia y mantener su vida privada al margen del trabajo. Aquellos que piensan que la belleza de las modelos se debe a su férrea disciplina de vida, deben saber que Esther Cañadas es una incondicional de la tortilla de patatas, jamás ha hecho dieta y no le gusta practicar deporte. Sus grandes aficiones son sus bonsais y la música: "Me gusta casi todo, desde la música española, a la de baile y la que crea una atmósfera relajante, que escucho cuando tomo un baño".

Se sabe heredera de las grandes top model de los años noventa, como [Claudia Schiffer], [Naomi Campbell] o [Cindy Crawford]: "No creo que las modelos de ahora tengamos una carrera tan larga ni vayamos a ser mitos como ellas. La moda, hoy, quiere personas más accesibles". Y, aunque lucha por no convertirse en una leyenda, Esther Cañadas ya ha dejado su nombre grabado entre las grandes de la pasarela.
Archivo de biografías
Buscador de biografías:

Recomendaciones



Horóscopo