Álvaro de Marichalar

Diez meses al año, empresario; dos meses, navegante aventurero. Así se puede resumir la vida de Álvaro de Marichalar. Con silueta de dandi romántico, él se sigue definiendo a sí mismo como una persona "apasionada por sentir la vida y dedicar mi ocio a mi gran pasión: navegar".

Biografías relacionadas

Jaime de Marichalar

7 Abril 1963

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Álvaro de Marichalar? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo

25 Abril 1961
Pamplona
Horóscopo : Tauro

Boda de Álvaro de Marichalar

Navegante del siglo XXI, con los pies en la tierra y el alma continuamente en la mar, Álvaro de Marichalar, hermano de Jaime de Marichalar, ex marido de la infanta Elena, galopa por los mares del planeta sobre una moto acuática. Como un caballero anacrónico, se desenvuelve entre las olas haciendo récord tras récord. Eso sí, dedica a su afición (a su pasión) dos meses de los doce que ocupa un año. El resto ejerce de empresario. Lleva veinte años creando empresas relacionadas con el mundo de las telecomunicaciones. En 1985 fundó TeleSat (compañía pionera en la venta de antenas parabólicas). Su pasión le dice que es en la navegación donde debe invertir y gastar no sólo parte importante del dinero que gana con su trabajo, sino también su vida.

Don Álvaro viene de una familia castellana, de aquellas que llevan la austeridad por bandera. Su padre, el octavo conde de Ripalda, según ha declarado en diferentes medios, "nos educó con cariño y mucho sentido de la moral y los principios". Unos principios que le hacen vivir cada nuevo reto como una posibilidad de enfrentarse con la madre naturaleza y conversar con ella. La primera vez que experimentó la llamada del mar "ocurrió en América. Lo primero que hice fue dar la vuelta a una pequeña isla y enseguida tuve la sensación de relación total con la mar. El agua saltaba sobre mí... Pensé que un día ¡cruzaría el Atlántico en esa embarcación!", aseguró Álvaro.

En el mes de febrero de 2002, todos los ingredientes para llevar a cabo la hazaña de cruzar el Atlántico estaban listos. Álvaro de Marichalar partió de Roma sin miedo a permanecer 14 horas de pie (para evitar lesiones de espalda), batallando con las olas que a veces acompañan y a veces traicionan. Una experiencia más, quizás la más dura, que se suman a las 35 expediciones marítimas que figuran en su currículum y las cuales le han llevado a encabezar numerosas conferencias para narrar sus hazañas como navegante.

Desde el año 2009, Álvaro de Marichalar, académico de la Real Academia del Mar, mantiene una relación sentimental con Ekateryna Anikieva, una guapa joven ucraniana que llegó, vio y venció el indomable corazón de este guerrero del desafío durante un viaje de éste a la tierra de los Zares. Álvaro y Ekateryna sellarán su amor en una ceremonia sencilla y por la iglesia el 25 de septiembre en Numancia (Soria).

Archivo de biografías
Buscador de biografías: