Alexander McQueen

Con la cabeza rapada y el cuerpo lleno de tatuajes, Alexander McQueen se aleja del 'look' del exclusivo modisto de Alta Costura que presenta sus colecciones en París. Pero, ahí lo tienen, este joven y controvertido diseñador fue hasta 2001 el director creativo de Givenchy y ahora diseña su propia marca bajo el amparo del Grupo Gucci. Conocido, además, por sus salvajes desfiles, este chico malo es un maestro del corte y de la aguja, algo de lo que hoy día no todos los diseñadores pueden presumir.

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Alexander McQueen? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo



McQueen nació en el corazón del popular barrio del East End de Londres en 1970. Benjamín de una familia numerosa -tiene cinco hermanos- su nombre real es Lee, pero él decidió cambiarlo por Alexander, más sonoro, pensando en su futura carrera como modisto.
Fue a un colegio masculino, donde comenzó a dar rienda suelta a su inclinación artística, pues se pasaba el día dibujando ropa de mujer en sus cuadernos escolares. A pesar de que quiso inscribirse en la escuela de arte, acabó trabajando como aprendiz del exclusivo sastre Anderson & Sheppard, de Savile Row, donde aprendió todo lo que sabe, que es mucho, de corte y confección.

De ahí dio el salto a la moda femenina al ponerse a trabajar para los diseñadores Koji Tatsuno y Romeo Gigli en Milan, pero McQueen regresó al pco tiempo a Londres para convertise en profesor de la prestigiosa escuela de moda St. Martins, algo que al final dejó aparcado cuando, vistas sus aptitudes, la dirección del centro le ofreció una beca para realizar un curso de postgrado. Su trabajo de fin de curso, en 1993, fue presenciado por la cazatalentos Isabella Blow, que adquirió su colección entera y se convirtió en su mecenas y le ayudó a crear su marca.

Al poco tiempo, McQueen empezó a ser considerado la revelación de la escena londinense. Con su colección titulada Highland Rape, el mundo de la moda coronó como rey de la aguja a este enfant terrible, y McQueen obtuvo, en 1996, el galardón al diseñador británico del año.

Unos meses después, McQueen fue fichado por Bernard Arnault, dueño de LVMH, como director creativo de la mítica marca Givenchy. Pero las relaciones entre ambos se deterioraron, pasadas varias temporadas, hasta desembocar en una aguda crisis que terminó en agria ruptura cuando McQueen decidió aliarse con Gucci, el grupo enemigo de LVMH, para relanzar su propia marca.
Archivo de biografías
Buscador de biografías:

Recomendaciones



Horóscopo