El truco de estilismo de Zara para evitar las puntas abiertas