Pelo rubio y cejas negras, el dúo noventero que no pasa de moda