14 JUNIO 2013

Siete trucos para presumir de escote este verano

En verano, esta parte del cuerpo de piel frágil y delicada, cobra protagonismo

null

Con la subida de las temperaturas, hemos dicho por fin adiós a la ropa de invierno. Y el escote cobra protagonismo después de meses oculto. Camisetas, 'tops' y, sobre todo, biquinis y bañadores dejan al descubierto esta parte del cuerpo que no siempre recibe los cuidados necesarios y que, paradójicamente, tiene una piel muy frágil y delicada.

  • Los efectos del sol. Por la fragilidad de su piel, el escote es muy propenso a tener manchas y granitos. Para que esto no ocurra, cuando tomes el sol utiliza crema protectora con un factor más alto que el del resto del cuerpo, al igual que haces con el rostro. ¿El resultado? Conseguirás que tu piel no envejezca de forma prematura.
  • El exfoliante, buen aliado. A pesar de ser tan frágil, no por ello no precisa de una exfoliación, una vez por semana, pues así ayuda a regenerar tu piel, dejándola más suave y limpia. Utiliza un producto muy suave, como el que se usa para el rostro, no como el del cuerpo, y masajéalo con suavidad.
  • Siempre hidratada. Dentro del cuidado de tu escote, no puedes olvidar la crema hidratante, nutriente o reafirmante antes de salir de casa y después de la ducha: un escote bonito es un escote hidratado. Es conveniente hacerlo en movimientos circulares suaves ascendentes y de dentro hacia fuera. Conseguirás una piel más tersa y flexible. Además, no debes olvidarte de la limpieza. Así, cuando limpies tu cara, prolonga el gesto hacia abajo, por el cuello y el escote.
  • ¿Y el ejercicio? También puede echarte una mano, pues estar en forma también ayuda. Es conveniente fortalecer los músculos que rodean al escote y los que se encargan de que esté firme. Para ello, olvídate de hacer deportes como aeróbic, saltos o equitación, y descarta también los cambios bruscos de peso.
  • Los mismos mimos que al rostro. Cada noche extiende los cuidados faciales hasta el inicio de los senos, dedicándole al escote los mismos mimos que al rostro.
  • Toque de brillo. Si eliges un vestido escotado para una ocasión especial, la piel de esta zona quedará muy favorecida si se recubre con un maquillaje especial para el cuerpo, polvos de sol o con cremas con partículas irisadas, que dejan un suave aspecto satinado muy favorecedor, especialmente cuando se está algo bronceada.
  • Y un último truco: cuando termines con la ducha de la mañana, aplica agua fría sobre el escote durante un par de minutos; si lo haces todos los días, notarás cómo tu pecho se reafirma, gracias a la acción estimulante del agua.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook