06 MAYO 2013

Las siete claves para sacar partido a tu base de maquillaje

No te pierdas nuestros consejos para elegir la correcta y aplicarla bien

null

A la hora de elegir los tonos de sombras de ojos, barras de labios o esmaltes de uñas, cierto es que prima nuestro estilo y nuestros gustos o bien las tendencias del momento. Sin embargo, a la hora de elegir la base de maquillaje entra un factor clave en juego: que su tono sea el más parecido al de nuestra piel. Por eso, te recomendamos que tengas en cuenta estos sencillos consejos y recomendaciones prácticas de Max Factor.

• El papel de la luz. A la hora de comprar la base de maquillaje, una buena idea consiste en llevarse en el bolso un espejito de mano para, una vez probado el producto en el interior del comercio, salir al exterior -siempre que sea posible- y comprobar también allí su efecto. Y es que una tonalidad que quede estupenda sobre la piel bajo la luz artificial, podría resultar horrible a la luz del día.
• Dar con el tono. La base perfecta será aquélla que resulte ‘virtualmente’ invisible cuando sea aplicada en el rostro, entre los pómulos y el contorno de la cara.
• ¿Y si estás morena? Además, deberás tener en cuenta que el color y las necesidades de la piel varían a lo largo del año, por lo que no será suficiente con una única base para los 12 meses. Así por ejemplo, para el verano puede resultar adecuado el uso de una hidratante con color, una base un poco menos suave para el invierno y para el otoño y la primavera un tono intermedio.
• Preparar la piel. Para conseguir mejores resultados es importante empezar por limpiar, tonificar e hidratar la piel. Esto facilitará la posterior aplicación, eso sí, siempre habiendo esperado un minuto aproximadamente para que la hidratante se absorba bien.
• Bien aplicada. Aplica la base en pómulos, frente, nariz, barbilla, incluso en los párpados, empezando desde la nariz hacia fuera.
• Agitar antes de usar. Si usas base líquida no olvides agitarla bien antes de aplicarla. Los pigmentos pueden posarse en el fondo y dar lugar a un acabado desigual.
• ¿Con ayuda de las manos? Para una aplicación perfecta, extiende la base de maquillaje (líquida o en barra) con los dedos, mejor que con una esponja. El calor de éstos hará que la base se funda mejor en la piel.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook