Automasaje facial: el arte de borrar las arrugas con las yemas de los dedos

Bastan cinco minutos, mientras te aplicas tu crema de noche, para ayudar a relajar los músculos, alisar las arruguitas y estimular los tejidos del rostro

VER GALERÍA
No es necesario acudir a tu salón de belleza para recibir un masaje facial; lo puedes hacer tú misma en casa, por la noche, mientras te aplicas la crema de noche. 

¡Quién no conoce los beneficios del masaje sobre el cuerpo y la mente! Y es que la manipulación de la piel y de los músculos contribuye a mejorar el estado corporal y anímico, potenciando la tonicidad y belleza del cuerpo. Un hecho que no sólo se percibe de cuello para abajo, sino también en el rostro. Las contracciones permanentes que se pueden llegar a producir en la cara favorecen el desarrollo de surcos y arrugas profundas, como sucede en el caso del rictus del arco nasogeniano (el que va de las aletas de la nariz a la comisura de la boca) o el del entrecejo.

Estudios llevados a cabo por especialistas en dermatología confirman que un masaje facial que favorezca la relajación muscular contribuye a: 

  •  estimular la producción de fibroblastos y reorganizar las fibras de colágeno, lo que proporciona firmeza
  • mejorar la microcirculación cutánea, y con ello, unificar el tono de la tez
  • potenciar la actividad metabólica, lo que se traduce en una tonificación del tejido.

Ni tienes que dedicarle mucho tiempo ni es necesario que solamente lo hagas cuando vas a realizarte una limpieza de cutis. Lo puedes hacer tú misma en tu propia casa; bastan cinco minutos, preferentemente por la noche, antes de acostarte, mientras te aplicas la crema de noche para conseguir relajar los músculos, alisar las arruguitas y estimular los tejidos. El masaje gira en torno a tres gestos básicos, lo que unido a la acción de los productos cosméticos puede hacer auténticas maravillas en la piel, ¡toma nota! 

  •  Para borrar los signos de tensión se recomiendan pellizcos profundos y repetidos siguiendo primero la línea de las cejas (siempre de dentro hacia fuera), y después, el borde del labio superior, desde el arco de Cupido hacia las comisuras de la boca.
  • Las arrugas se alisan con pellizcos pequeños, suaves, superficiales y continuados, en perpendicular a las arrugas de la frente, las patas de gallo y los surcos nasogenianos. 
  •  Para redibujar el contorno del rostro, se estimulan los tejidos profundos mediante pellizcos tónicos, amplios y rápidos, en la parte superior de las mejillas y en las mandíbulas, redibujando el óvalo facial. Esto favorece la oxigenación de los tejidos y activa la producción de fibras de colágeno.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema