29 AGOSTO 2007

¿Por qué se hincha el vientre?

El vientre se hincha por varias causas: Malas digestiones, gases, estreñimiento y retención de líquidos, fenómenos que se pueden mantener a raya siguiendo algunas pautas muy sencillas.

Ampliar
Combate la hinchazón según cuál sea la causa que la provoca. 
VIENTRE DISTENDIDO
  • Se caracteriza por : Pérdida de la cintura, abombamiento del abdomen y pérdida de tono muscular. A menudo se ve acompañado de flacidez. Se presenta también en personas muy delgadas, que aún estando en su peso notan que les cuelga el "michelín" del vientre. No se corrige con ejercicio.
  • Las causas: La separación de los músculos rectos abdominales. Cuando están en forma, estos dos músculos van en paralelo y tensos como cuerdas de guitarra desde el esternón hasta el pubis, por el centro del tronco. Pero por diversas causas (embarazos, obesidad continuada, falta de tono genético), estos músculos pueden ir hacia los lados y perder la elasticidad necesaria para volverse a juntar.
  • Las soluciones: La única realmente eficaz es la cirugía, ya que cuando se produce la llamada diástasis de rectos (su separación), el ejercicio no logra volver a juntarlos. El Dr. José Luis Martín del Yerro lo explica. "Mediante la abdominoplastia, se vuelven a unir esos músculos en la línea media abdominal. Generalmente, si además existe exceso de grasa, también se elimina. La cicatriz es horizontal y se coloca encima del vello pubiano, siendo más o menos larga en función de la cantidad de piel que sobre. Los resultados son permanentes si no hay grandes aumentos de peso o nuevos embarazos. Si la mujer se quedara embarazada, el bebé no correría ningún peligro (los músculos son elásticos), pero el resultado estético quedaría comprometido. Por eso, muchas mujeres esperan a realizarse la abdominoplastia cuando consideran finalizados sus embarazos, combinándola a menudo con una intervención de pecho".

    BARRIGUITA QUE NO DESAPARECE
  • Se caracteriza por: Un michelín que no desaparece y se mantiene inasequible al desaliento por mucha dieta que se haga. Aunque se pierda peso, el vientre sigue inalterable.
  • Las causas: Un reparto de la grasa que se concentra en el abdomen. Es mucho más frecuente en los hombres; en las mujeres de figura tipo "pera" (con más grasa en el tronco que en las piernas) y, a menudo, tras la menopausia.
  • Las soluciones: Si el problema es que sobran algunos kilos, no hay más remedio que hacer dieta y ejercicio para bajar peso hasta llegar a quemar esos adipocitos ultra-resistentes. En caso de estar en el peso correcto y que. aún así, no se pierda la grasa abdominal, la mesoterapia es una buena alternativa. Consiste en inyectar sustancias que ayudan a disolver la grasa directamente en las zonas problemáticas, y es muy eficaz si se combina con algo de dieta y se hace una media de 10 - 15 sesiones. Más radical sería una pequeña liposucción, recomendable sólo en caso de grasa localizada y de tener la piel firme. Como nueva opción se encuentra el método Ultrashape, la liposucción por ultrasonidos, del mismo precio que la lipo tradicional, pero que evita la intervención y el posoperatorio con faja de compresión.

    VIENTRE HINCHADO
  • Se caracteriza por: Estar liso por la mañana e ir aumentando de tamaño a lo largo del día, cuando la ropa aprieta y deja marca. Se distiende especialmente tras comidas copiosas.
  • Las causas: Malas digestiones y/o gases, combinados con falta de tonificación de la musculatura abdominal. En vez de actuar como pared de contención, los músculos se distienden y la tripa se nota hinchada.
  • Las soluciones: Es importantísimo comer tranquilamente, masticando muy bien la comida. Mucho cuidado con los alimentos que hinchan, como la lechuga, las bebidas con gas, la verdura cruda o las legumbres. Cocidas, se digieren mejor que crudas, y las legumbres son más fáciles de digerir si antes han estado al menos 24 horas en remojo. Como complemento, nada como las infusiones o cápsulas de hinojo, carbón vegetal o anís estrellado, que favorecen la digestión. Por cierto: el sedentarismo agrava (¡y mucho!) el problema: nada como caminar después de comer para mejorar el proceso digestivo. Y por supuesto, en este caso los ejercicios de abdominales son absolutamente imprescindibles para dar fuerza a todo el "corsé natural" que mantiene en su lugar a los órganos internos.
    - - -

    Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

    Más noticias sobre...

  • Recomendaciones

    

    Horóscopo